La Clásica de Almería está en riesgo

José Manuel Muñoz, que señala que no es un órdago, sí avisa que «la prueba está más cerca del no que del sí»

JUANJO AGUILERAALMERÍA.

Almería puede quedarse sin la que es, sin lugar a dudas, la manifestación deportiva más importante de cuantas se celebran en la provincia. La celebración de la Clásica de Almería, que está prevista llevarse a cabo el próximo 26 de febrero en su vigesimoséptima, se encuentra en peligro por la indiferencia de las instituciones provinciales y autonómicas, que al parecer no valoran en su justa medida una prueba con 26 ediciones a sus espaldas y que ha contado, a lo largo de su dilatada historia, con la participación de los mejores equipos y ciclistas que componen el pelotón internacional.

La carrera, que curiosamente se ganó, durante la celebración del último campeonato del Mundo celebrado en Dinamarca, la valoración como una de las 27 mejores pruebas ciclistas del planeta, podría tener sus días contados. La prueba que organiza Alcide fue escogida, a finales de septiembre, para englobar la categoría HC, la más importante del circuito que organiza la Unión Ciclista Internacional (UCI), tras el UCI WorldTour, que era el siguiente objetivo planteado por la organización, con el 'aliento' solamente de algunas instituciones. Sin embargo, según explica José Manuel Muñoz -uno de los responsables de la organización-, la indiferencia de las instituciones provinciales y autonómicas hacen peligrar la celebración prevista para dentro de unos días, concretamente para el día 26 de febrero. Valga como ejemplo, que ayuntamientos por los que pasó la prueba en ediciones anteriores -en las de 2005, 2008 y 2009- aún deben las cantidades pactadas en su día, lo que sin duda hace que la organización arrastre deudas que ponen en 'entredicho' la celebración de una de las actividades que más nombre da a la provincia almeriense, no sólo para en ámbito deportivo, sino a nivel turístico o social.

La organización de la Clásica de Almería tiene un presupuesto de 110.000 euros para la carrera, que lógicamente no están cubiertos a día de hoy. Faltan unos 30.000 euros de deudas de ediciones anteriores, que caso de llegar de forma inminente aún se podría ver como, de nuevo, un pelotón lleno de estrellas da pedales por las carreteras de Almería. Si eso no ocurre, irremediablemente, el peor gesto de un ciclista, el de echar pie a tierra, sería el destino para la una prueba que nació a finales de la década de los ochenta y que siempre ha ido creciendo en cuanto a solera.

Pesar

Hablar con José Manuel Muñoz estos días supone 'enfrentarse' al desánimo. Una de las personas cuya vida está unida a la historia de la Clásica habla ahora con cierta desgana por lo que está sucediendo. «Está complicado», responde a la pregunta sobre las posibilidades de que la Clásica, en su vigesimoséptima edición, pueda llevarse a cabo. «Ante la incertidumbre, no puedes ir haciendo camino. Esto tiene unos plazos y procesos que hay que hacerlos en tiempo y forma. No vale de nada la misma cantidad de dinero veinte días después que veinte días antes. Una vez que están publicados los calendarios, hay unos procesos para publicar reglamentos, hacer efectivos los contratos, visarlos, firmarlos y presentarlos ante la UCI. Esto no se está cumpliendo por falta de concretarlos».

Los contratos con algunos equipos que pretenden disputar la prueba ya están presentados, lo que supone un riesgo para el bolsillo de Muñoz si no se celebra la prueba, ya que tendrá que hacer frente al pago de los mismos si éstos denuncian el contrato, al estar presentados ante la UCI. «Rabobank, Skil-Shimano, Garmin y Lotto ya han firmado los contratos. Si algún equipo quiere denunciarlo ante la UCI, en caso de que la carrera no se celebra, me veré en la obligación de pagarlo. La sanción no la pudo evitar», asumía.

«La prueba está más cerca del no que del sí», decía Muñoz. «Esto no es querer tirar un órdago a nadie. Cuando se habla de cosas a nivel mundial hay que ser cuando menos responsables». La cabeza visible de la organización de la Clásica no busca culpables, pero sí advierte que «hay personas que podían hacer haber hecho antes, en tiempo y forma, lo que quieren hacer ahora».

De antemano, el organizador almeriense destaca la colaboración del actual equipo de gobierno de la Diputación Provincial de Almería, pero también señala que se han hecho algunas cosas mal. «Hay buena receptividad por parte de los actuales gestores de la Diputación. El presidente, vicepresidente y la actual diputada parece que están en la línea de colaboración, pero a destiempo. Evidentemente, el problema principal que tiene la carrera es la deuda de años atrás por parte de algunos ayuntamientos, que no han pagado y que no es achacable a la Diputación, y el pago del Gran Premio del año pasado, que no se ha hecho efectivo. El antiguo equipo de gobierno de Diputación Provincial lo hizo bastante mal, muy mal diría, pero cuando una corporación, ya sea provincial o local, llega tiene que pagar. Si con la anterior corporación se asfaltó una calle, la actual debe pagar esa actuación. No se puede decir que no la pago porque fue la otra corporación», argumentaba.

Muñoz, que dice estar dispuesto a dialogar y que avisa que se verá obligado a actuar judicialmente para hacer valer lo pactado con esos ayuntamientos que aún no han hecho frente al pago, siete años después en algunos de los casos, ve «una falta de atención, de sentarse para ver cómo solucionar esta situación».

No se llega

El responsable del grupo humano que organiza la que se puede considerar como la manifestación deportiva de mayor relevancia de cuantas se celebran en la provincia de Almería y la más destacada de Andalucía en el deporte del pedal avisaba ayer que «no se llega. Los pagos de las instituciones tienen su proceso. Por eso, hay que empezar en tiempo y forma y llegado su momento prestarle la atención que tiene esto y si se tiene claro no seguir tendré que asumirlo, pero perder una carrera que tiene 27 años, que este año la hemos subido a lo máximo del ciclismo mundial, que sólo Navarra y Almería disfrutan de un acontecimiento deportivo como éste... Que se deje de hacer puede parecer un contrasentido fuera de esta provincia y de esta comunidad, pero estamos donde estamos y es lo que hay».

José Manuel Muñoz valoraba y hacía balance sobre la carrera, casi siendo consciente del porvenir que le espera a la carrera. «Cuando dejé de correr y me puse a organizar esta carrera pensaba en hacer lo mejor para mi tierra. Lo hemos conseguido con el interés de hacerla, a cambio de nada. No soy amante de premios ni reconocimientos porque no los quiero. No me mueve ningún ego personal. Si aquí en Almería se compara la carrera con otras cosas que hay en Almería del mismo nivel, el problema no lo tengo yo, sino las personas que lo comparan. No es lo mismo hablar de Cavendish que de alguien cuyo triunfo no pasa de Huércal-Overa. Considero que los dos merecen el mismo trato, respecto y consideración, pero hay que saber lo que tiene repercusión en el mundo y que deja dinero en Almería. No creo que, en febrero, los hoteles de Almería estén sobrados».

No reprocha nada a nadie. «Tengo una buena relación con todos, pero creo que cuando hay problemas, que los hay ahora, lo lógico es sentarse y dialogar entre las partes interesadas, del sector deportivo o social, para poder sacar esto adelante, pero lo que más molesta es la indiferencia. Hay que saber lo prioritario e importante a nivel mundial», explicaba.

En ese sentido, José Manuel Muñoz ponía ejemplos de tratamiento hacia la prueba, de reconocido prestigio a nivel mundial. «En Francia, Bélgica, Holanda, Alemania, Luxemburgo, Italia o Inglaterra, esto es muy importante. Si aquí no, igual en esos países son los equivocados y nosotros los que estamos en la buena dirección, pero no veo los resultados a nivel global que España, con esas actitudes, y sobre todo en el sur estemos mejor que esos países de los que hablamos».

El desglose

La carrera tiene un presupuesto de 110.000 euros, como queda dicho, a los que le faltan por cubrir en torno a 30.000 euros. «No estoy pidiendo que me tengan que dar 30.000 euros más. Sí estoy reclamando que las instituciones y sus ayuntamiento, sobre todo, sean responsables, pero cobrando eso y teniendo voluntad de solucionar el Gran Premio del año pasado, que vuelvo a insistir que el antiguo equipo de gobierno lo hizo muy mal, esto se podría solucionar».

Por eso, mañana hay una reunión de la que podría salir la solución. «Si se llegara a un entendimiento la carrera no tendría problemas, pero la solución del problema es que ya es muy tarde. No es sólo el dinero, el problema es que para hacer presentaciones, un proceso de prensa, de publicidad, un recorrido con filmaciones para algo digno, para lo que merece Almería, que empiezo a ponerlo en duda, vamos tarde. Sigo apostando por eso, pero si eso no se hace en tiempo y forma la buena voluntad la valoro, pero queda en un segundo plano. Cuando alguien se muere, hay que darle sepultura a las 24 horas, no puedes dejarlo una semana. Esto es lo mismo. Cuando hay que hacer una cosa hay que hacerlo en tiempo y forma», decía Muñoz.

Fotos

Vídeos