Comarca gana la batalla, pero no la guerra

El equipo almeriense entró en la 'trampa' de la experiencia del Villanovense que logra el ascenso

J. J. A.NÍJAR.
Sosa golpea con la mano al nijareño Félix, el cerebro del Comarca. :: JOSÉ PUERTAS/
Sosa golpea con la mano al nijareño Félix, el cerebro del Comarca. :: JOSÉ PUERTAS

El Comarca de Níjar no pudo lograr su propósito de ascender en el primer asalto. El equipo de José Manuel Ortega cayó en la trampa que le tendió un Villanovense que aplicó, así, la experiencia de sus jugadores para conducir el partido a su terreno, el del juego sucio y las pérdidas de tiempo. Por eso, la primera parte fue sosa, con poco fútbol; la segunda cambió. El equipo nijareño presionó y buscó la portería rival. Le faltó puntería o, tal vez, que el gol de Raúl Alonso entrara antes. En el 69 marcó el jugador del Comarca y empujó para buscar algo más. Un palo y la falta de acierto impidió la alegría.

La primera parte se jugó según el guión que marcó el Villanovense. No hubo fútbol porque, como sucede en las peleas, dos no juegan si uno no quiere. El equipo almeriense fue el que propuso, pero el cuadro visitante el que dispuso.

Apenas si hubo más de cinco minutos seguidos sin un parón. El cuadro dirigido por Jaime Molina se dedicó a contemporizar con el balón -lógico con el resultado de la ida-, pero también a perder tiempo en exceso, provocando siempre el contacto y evitando que se jugara al fútbol.

Sin llegadas

Las ocasiones, en los primeros minutos, no existieron y las que se produjeron sonrieron casi siempre a un Villanovense que se aprovechaba de los nervios con los que actuaba el Comarca, obligado a ver puerta rápido. La primera ocasión llegó en el 8 como consecuencia de una falta lanzada por Mara, que Nacho, bajo palos, evitó.

El Comarca, que jugaba con el viento a favor, trataba de aprovechar el juego por las bandas con la aportación de Gabi y Abel, ante la poca participación de Félix, bien tapado por el centro del campo serón. A la contra, éste creaba sus ocasiones. La segunda, en el 14, como tras una recuperación de Anxo, casi en la línea de fondo, y la búsqueda de portería. El disparo se fue al lateral de la red.

El Comarca, que tenía el balón, lo perdía por la carencia de ideas cara al marco de Vilches, que encontraba la ayuda en el trabajo por el centro de Cobos y Lolo. Y sin problemas atrás, buscaba hacérselos al conjunto nijareño en ataque. En el 25, la ocasión fue para Moraga, pero la salida al cruce de Fran López dejó en intento el disparo del villanovense.

A partir de ahí, mandó el Comarca. El equipo de Ortega tomó mando, aprovechó el viento y colgó balones para encontrar la fórmula con la que darle la vuelta a la eliminatoria. Las dos acciones tuvieron idéntica firma, la de Antonio José ante el desacierto de sus compañeros.

La primera se produjo en el 27. Una acción que nació en una falta escorada en la banda derecha del ataque almeriense. Antonio José probó fortuna, el viento envenenó el lanzamiento y Vilches tuvo que reaccionar metiendo las manos. La acción siguiente llegó en el 31 y el disparo del central lo despejó Vilches.

Desde ahí hasta el descanso, poco fútbol y, de nuevo, demasiados parones, siempre a merced de los intereses del Villanovense, que trató de aguantar y que lo consiguió con escaso fútbol y muchas artimañas.

Otro partido

La segunda parte fue intensa, de otro color. Siguió mandando el Comarca de Níjar, que ganó profundidad con los cambios. En el 55, Pito II pudo marcar, pero lo evitó la defensa del Villanovense. Pero la insistencia debía derrotar al juego 'a escondidas', a la patada por bajo, al codazo, en los que Anxo y Moraga tuvieron gran protagonismo, relevado el segundo luego por Sosa.

El Comarca siguió empujando y, en el 69, en una jugada personal de Raúl Alonso consiguió su propósito de quedarse a un gol, al menos, de igualar la eliminatoria. Ortega lo intentó con la entrada de Mérida, pero éste sólo estuvo seis minutos en el campo, pues en una disputa con Vilches fue expulsado en el 78.

Cobos, en el 83, y Antonio Jesús, en el 93, estuvieron cerca de darle 30 minutos más al partido, pero Vilches logró desviar a córner el primer disparo y el segundo se marchó fuera de la portería del conjunto villanovense, que ganaba la 'guerra', se imponía con un fútbol sucio y mucha veteranía. Justo lo que no demostró tener el Comarca de Níjar. Éste deberá esperar ahora la nueva oportunidad. Mañana conocerá el rival en este nuevo camino, que tiene dos batallas más para ganar, ésta sí, una 'guerra limpia'.

Fotos

Vídeos