El Museo Pedro Gilabert presenta en Almería fotografía natural y pinturas surrealistas

Rubén García y Ezequiel López firman 'Piel masculina' y 'Encajados' en un «tándem que conjuga diferentes visiones del arte»

I-F. AALMERÍA.
Reproducción de una de las obras de Ezequiel López. :: IDEAL/
Reproducción de una de las obras de Ezequiel López. :: IDEAL

Una serie de piezas creativas de distintas modalidades artísticas pueden encajar perfectamente en un mismo lugar y un ejemplo de tal armonía puede contemplarse en estos momentos en el Museo Pedro Gilabert, de Arboleas, con un «tándem de exposiciones», como ha comentado su director, León Moreno, en el que la pintura, con un variado estilo, y la fotografía «se conjugan y complementan de una manera perfecta así como ofrecen diferentes visiones del arte». Además, ocupan salas diferentes y separadas.

'Encajados' es el título de la muestra que presenta el artista de Puerto Lumbreras, Ezequiel López, compuesta por una colección de pintura, 'collages' y ensamblados en cajas de madera con materiales y objetos cotidianos. Las piezas despliegan una línea que viene a enmarcarse en la tradición surrealista. «Es evidente que su arte es muy conceptual con una gran capacidad de síntesis, y toda su obra busca darnos pistas para interpretar la sociedad en la que vivimos», se recoge en el catálogo.

Análisis

«Sus piezas se caracterizan por una gran frescura, pero superado el primer impacto visual, Ezequiel López no solamente busca captar nuestra atención de una manera gratuita, sino que intenta adentrarnos en un recorrido más profundo de su obra», se añade para corroborar el impacto con una cierta impresión de aire infantilmente provocador o provocadoramente infantil que producen sus creaciones nada más toparse con las miradas de los ciudadanos que acudan al Museo Pedro Gilabert al mismo tiempo que la necesidad de pararse posteriormente, una vez superada esa impresión, a analizar cada una de las propuestas exhibidas.

'Piel masculina' es el título, por otra parte, de los trabajos fotográficos que firma el almerienses Rubén García. Las dieciocho imágenes que componen la exposición son en blanco y negro con algunas en tono sepia y están divididas en varias series como 'Piel desnuda', 'Luz y oscuridad' y 'Ruinas'. «En todas ellas observamos una concepción clásica del desnudo y un tratamiento del paisaje exquisito sin caer en excesos exhibicionistas ni vanidosos, sino plasmando sentimientos y emociones propios del ser humano y que, por todo ellos, nos transmite una elegancia y fuerza incontestable», recoge el catálogo presentación.

Desnudos

También se destaca del trabajo fotográfico de Rubén García el uso del claroscuro, que ha recibido entre otros el calificativo de «inigualable». La serie 'Luz y claridad' constituye un ejemplo de tal consideración. «La primera impresión que tenemos cuando vemos la serie fotográfica de Rubén García 'Piel desnuda y naturaleza' es de inmensidad, de inmensidad de la naturaleza, de esa naturaleza que se rebela ante la tiranía del ser humano que la oprime y mortifica. De esta manera, el ser humano aparece resignado a su suerte, sabedor y consciente de los errores que le ha hecho cometer su vanidad», se puede leer en la presentación de la muestra.

El desnudo que aparece en las imágenes exhibidas en el Museo Pedro Gilabert presenta «una concepción de desnudo clásico y un espíritu romántico potente en el tratamiento del paisaje, que nos trae a la mente hitos en la historia del arte como 'El caminante sobre el mar de nubes', de Gaspar Davy Friedrich, y que por todos estos motivos nos transmite una elegancia y fuerza sin igual». Las figuras que aparecen en esos paisajes parecen intentar el perdón por esas conductas y la intención de resarcirse de las equivocaciones.

Fotos

Vídeos