Torre Laguna se termina en febrero en El Ejido

Las obras comenzaron en 2006 y un conflicto entre empresas retrasó el edificio de 105 metros

ALMUDENA FERNÁNDEZ EJIDO@IDEAL.ESEL EJIDO.
Aspecto actual que presenta el edificio, en el Bulevar de El Ejido. :: A. F. V./
Aspecto actual que presenta el edificio, en el Bulevar de El Ejido. :: A. F. V.

A la torre más alta de Almería le quedan sólo unos días para concluir definitivamente su construcción. De momento, en Torrelaguna se están ultimando las tareas de pintura y limpieza, pero a este edificio que toca el cielo de El Ejido ya no le queda ni un ladrillo más que poner.

Durante estos últimos días de enero, los operarios han estado trabajando en el aplacado de la galería comercial, mientras que las estimaciones de la empresa promotora Dórica son que la obra pueda cesar definitivamente en el mes de febrero. A partir de ahora, sólo queda algún papeleo por delante para poder conseguir la licencia de primera ocupación y el edificio quedará a expensas de recibir a sus inquilinos de los que hasta el momento se sabe muy poco.

El director general de Dórica, Francisco Laguna, indicó a IDEAL que la venta de las 119 viviendas «marcha acorde con la crisis económica e inmobiliaria», además de reservarse nombres de marcas comerciales o negocios que se instalarán en este centro hasta la confirmación definitiva ya que se encuentran en conversaciones con varias entidades.

Las fases

Las obras de construcción de este edificio singular comenzaron en la primavera de 2006 y la ejecución de los trabajos se estimó en un par de años. Sin embargo, el conflicto judicial en el que se enzarzaron la constructora Garasa Esñeco y la promotora Dórica paralizaron las obras durante más de un año. En enero de 2009, la justicia daba la razón a Dórica y obligaba a la constructora anterior a abandonar el edificio. En ese momento, fue la propia empresa promotora la que decidió tomar las riendas de la obra y concluir la construcción de Torre Laguna. «Ese conflicto ha sido la única causa de retraso en la construcción del edificio», aclara el director general de Dórica.

Cuando se proyectó Torre Laguna, en el año 2005, estaba previsto que este rascacielos fuese el más alto de Andalucía con sus 105 metros de altura. Sin embargo, a día de hoy, ya ha sido superado por el proyecto de Torre Cajasol que tendrá 180 metros. Pese a haber perdido esta singular batalla, desde la constructora Dórica animan a los ejidenses a convertir el edificio en «algo propio». En este sentido, Francisco Laguna consideró en declaraciones a IDEAL que «la torre es un símbolo para El Ejido y esperamos que la ciudad lo asuma como tal». De esta forma, el director general de la empresa Dórica alentó a los ejidenses a «integrarse en su interior y descubrir todas sus posibilidades, conociendo su centro de negocios o los comercios que se instalarán». En esta misma línea, el responsable del proyecto insistió en que la empresa «quiere que el edificio se use y mucho por los ciudadanos, que no se quede en un simple volumen del que poder presumir». No en vano, en las 54 oficinas previstas habrá «servicios de telecomunicación muy novedosos con anchos de banda prácticamente ilimitados», indicó Laguna. En cualquier caso, adelantó que se está estudiando la realización de una inauguración oficial del edificio «donde puede incluso que haya algún espectáculo».

A partir de ese momento, los vecinos de El Ejido y del resto de la provincia que tengan interés podrán conocer las entrañas de este edificio que han visto crecer durante los últimos cinco años.

Características

En unos días, el edificio de 105 metros y 30 plantas, incluidas dos de sótano, quedará concluido y los vecinos de El Ejido podrán conocer más de cerca sus características. En la planta más baja tiene un aparcamiento en el que tendrán cabida unos 200 coches, mientras que en la segunda planta sótano también habrá espacio para unos 75 vehículos más y el local comercial de 3.500 metros cuadrados.

Las viviendas se distribuirán desde la planta primera a la número trece; en total serán 119 clasificadas en pisos de dos, tres y cuatro dormitorios, además de diez pisos dúplex. Con tal variedad, los precios oscilan entre los 200.000 euros y casi medio millón de euros para las viviendas de cuatro dormitorios, aunque la promotora estudia «ofertas y sistemas financieros». En cualquier caso, los habitantes de esta pequeña ciudad en las alturas podrán presumir de vivir en casas que han recibido un premio por su domótica en el año 2007, además de estar en un edificio con una de las normativas más estrictas en cuanto a evacuación por incendios.

Finalmente, desde la planta 14 a la 24 se distribuirán 54 oficinas con entre cuatro y seis por planta. En el piso 25 habrá una cafetería de 600 metros y en las dos últimas se habilitará un restaurante con vistas de buena parte de la comarca del Poniente almeriense.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos