«Almería cuenta ya con una empresa local que fabrica agronutrientes»

Deretil Agronutritional acaba de nacer y, pese a que «el camino no será fácil», confía en crecer y crecer

ELENA SÁNCHEZ
Al frente del reto. Manuel Santiandreu, director de I+D de Deretil Agronutritional. ::
                             CIA/
Al frente del reto. Manuel Santiandreu, director de I+D de Deretil Agronutritional. :: CIA

-Hace poco se presentó la nueva compañía Deretil Agronutritional, ¿con qué objetivos nace?

-Deretil Agronutritional nace como una nueva compañía dedicada al desarrollo, la fabricación y la comercialización de agronutrientes, cuyo principal objetivo es la prestación de un servicio completo al sector hortofrutícola. De hecho, estamos trabajando para desarrollar un catálogo de productos más amplio.

-Aunque la actividad principal de Deretil, y la más conocida, está relacionada con el sector farmacéutico, en los últimos años, ya hemos trabajado en nuevas líneas de productos tales como nutracéuticos, aditivos alimentarios, veterinarios y cosméticos. El querer abordar ahora el mercado de agronutrientes no ha sido al azar, sino que es el resultado de un intenso proceso de investigación y análisis del mercado. Así se llegó a la conclusión de que Deretil reunía unas características óptimas para la obtención del quelato de hierro. Por un lado, para su actividad en el sector farmacéutico, Deretil compra algunas de las materias primas que también son necesarias en el proceso de elaboración del quelato de hierro, solucionando así el aspecto del abastecimiento, muy importante en éste sector, y, por otro lado, hay que destacar que Deretil es de las pocas empresas en el mundo que fabrica el agente quelante y, además, cuenta con capacidad industrial propia para su desarrollo. Junto a esto, la ubicación estratégica en el Arco Mediterráneo, donde el consumo de productos agronutrientes es muy elevado, nos permitirá ir desarrollando productos y probando su eficacia de una manera rápida. Con esto, el sector agrícola almeriense cuenta a partir de ahora con una empresa local, de elevada capacidad tecnológica, que desarrolla, fabrica y comercializa agronutrientes de elevada calidad y eficacia. Mediante la retroalimentación de los datos obtenidos procedentes de consumidores finales, los productos que iremos ofertando estarán sometidos a un proceso de mejora continua.

-¿Cuáles son los productos que ofrecen a sus clientes y en qué consiste cada uno de ellos?

-De los productos de la nueva empresa presentamos uno el año pasado, FerroActiv®, de cuyos resultados estamos muy satisfechos porque está totalmente consolidado en el mercado de los quelatos de hierro. Ferroactiv® es un corrector de carencias de hierro y evita la clorosis férrica que se da en plantas que se desarrollan con una deficiencia en hierro, dando lugar a un peor desarrollo y, por tanto, menor producción/rendimiento. Ahora ampliamos nuestra producción y comercializaremos L-Aminoácidos con la marca AminoActi® y mezclas de microelementos con la marca OligoActiv®. AminoActiv® suministra L-Aminoácidos junto a otros nutrientes y lo producimos mediante un proceso, estrictamente controlado, de fermentación de microorganismos vivos, que da lugar a un producto absolutamente equilibrado en cuanto a contenido en nutrientes se refiere. Las plantas necesitan sintetizar aminoácidos para fabricar sus propias proteínas y esa síntesis supone un gasto de energía y de otros nutrientes básicos. Al suministrarles AminoActiv® estamos facilitando esa función de las plantas que suele ser crítica para su crecimiento en épocas de estrés, como pueden ser heladas, vientos, podas, etc. Y, por último, con OligoActiv® ampliamos la línea de correctores de carencias iniciada con Ferroactiv® a otros micronutrientes como son el Manganeso, Cinc, Cobre, Boro, etc. contribuyendo todos ellos al mejor desarrollo de las plantas.

-¿Qué importancia tiene la I+D+i en esta compañía?

-Deretil ha apostado por impulsar el área de I+D y colaborar con otras entidades en proyectos de innovación. Nos comprometimos a investigar, a buscar nuevas líneas de negocio y nuevos mercados. Y eso es lo que estamos haciendo, cumpliendo poco a poco, de forma serena pero sin descanso, con todos nuestros objetivos. Deretil dedica cada año, aproximadamente, un millón de euros de su presupuesto para la investigación, el desarrollo y la innovación.

-Están finalizando la creación de 'Vainillina', ¿en qué consiste este producto, qué ventajas va a tener y para qué sirve?

-La vainillina es un aditivo usado principalmente en alimentación, cuya producción la iniciaremos el próximo año. La vainillina es un producto de gran consumo en campos diversos, porque se utiliza como saborizante en alimentos y como potenciador de aromas en cosmética. La vainillina de origen natural es un material escaso y por esta razón se recurre a fuentes sintéticas para cubrir la demanda mundial de este producto. Deretil dispone de los materiales de partida claves para sintetizar la vainillina y esto, unido con la experiencia en la tecnología de utilización de esa materia prima, ha permitido diseñar una estrategia de fabricación novedosa a escala mundial.

-¿Qué mercados son con los que trabajan actualmente? ¿Tienen pensado ampliar horizontes?

-Vendemos el 45 % de los productos en Europa, el 25 % en países árabes, el 10 % en Hispanoamérica y estamos empujando en EE UU y el Norte de África.

-¿Qué aspectos son necesarios para poner en marcha la investigación de un nuevo producto y cuál es su proceso de desarrollo?

-Un aspecto fundamental es tener una estrategia bien definida para no correr el riesgo de perderte buscando productos o mercados, que son innumerables. Estrategias concretas pueden ser el disponer de determinadas tecnologías, acceso a una materia prima crítica, estar presentes en un determinado mercado, etc. Otro aspecto es poder ofrecer algo extra, algo que te pueda diferenciar en el mercado al que te vas a dirigir y esto también está muy relacionado con el grado tecnológico de tu empresa. Obviamente, necesitas unos recursos de I+D, tanto humanos como materiales: laboratorios, instrumental adecuado, fuentes de información, etc. porque en el campo que nos movemos necesitas pasar necesariamente por una fase de experimentación. Y el proceso de desarrollo, una vez se tiene identificado un producto interesante, básicamente consta de una fase de estudio de documentación (literatura sobre el tema, patentes, etc.), otra de planteamiento de estrategias tecnológicas y experimentación en laboratorio y, una vez se tiene definida y probada la forma de fabricación en pequeña escala, en nuestro caso, pasamos a planta piloto, donde los clientes potenciales pueden probar el producto para culminar el proceso en planta a escala industrial.

-Finalmente, ¿cuáles son las perspectivas de futuro marcadas por la compañía a corto plazo?

-Las perspectivas son muy buenas, pero el camino no será fácil. Seguiremos nuestro plan de mejora continua en cuanto a reducción de costes en todas nuestras líneas productivas, potenciando la investigación y el desarrollo, con objeto de seguir ampliando nuestra presencia en este mercado de agronutrientes que hemos iniciado, así como para ir entrando en otros nuevos mercados. Actualmente estamos trabajando en la consolidación de nuestros nuevos productos y nuestros objetivos se centran en seguir creciendo y mejorando.

Fotos

Vídeos