Desciende en Almería el número de delitos, según los datos de la Policía

La delincuencia ha bajado un 14,06 por ciento en lo que va de año, en cuyo descenso destacan los tirones y el robo de vehículos

EUROPA PRESSGRANADA.

La comisión de delitos ha descendido en lo que va de año un 14,06 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior en el área de influencia de la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Oriental, que abarca las provincias de Jaén, Málaga, Almería y Granada. En total, sumando los delitos y las faltas cometidas en los primeros cinco meses de 2010, el descenso de la criminalidad se situó en un 8,18 por ciento.

En 2009, ya disminuyó el número de delitos cometidos en un 9,23 por ciento, y la criminalidad también, en comparación con 2008, un 5,2 por ciento, lo que supone que, en tan sólo dos años, los delitos cometidos en la región policial han menguado un 23,29 por ciento y la delincuencia -incluyendo las faltas-, un 13,38 por ciento en total.

Así lo ha señalado el jefe de la Unidad de Coordinación Operativa Territorial (UCOT) de la Jefatura de Policía de Andalucía Oriental, Antonio Jerónimo Peinado, que destaca que, teniendo en cuenta los datos, se constata que, a pesar de la crisis, no ha aumentado la delincuencia, gracias a la labor policial, al trabajo en equipo de los funcionarios, a su «gran profesionalidad» y a su cada vez mayor formación.

Por tipo de delito, según ha detallado, los que más han disminuido en la región policial son los tirones -más de un 31 por ciento-, seguidos del robo de vehículos -que ha descendido un 22,16 por ciento-.

Para Jerónimo Peinado, el año 2009 «fue excepcionalmente bueno», quizá «uno de los mejores de los últimos 30 años», y permitió que la de Andalucía Oriental se convirtiera en la región policial del país donde más bajó la delincuencia, situándose, además, Granada -provincia en la que está ubicada la jefatura- en la tercera provincia de España donde menos delitos se cometieron. Así, aunque se presuponía que 2010 no iba a poder mejorar las cifras del año anterior, ha sucedido todo lo contrario, y la criminalidad ha seguido bajando.

La Policía puede estar por ello «orgullosa» de esa disminución, aunque «sin lanzar las campanas al vuelo» ya que la delincuencia no podrá ser erradicada definitivamente nunca. «Al ciudadano que es víctima de cualquier hecho delictivo no le importa que hayan descendido a nivel regional los delitos, pero el hecho es que ese descenso sí que da calidad de vida al ciudadano a nivel global», ha incidido Jerónimo.

Por otro lado, a la merma de la delincuencia se une el aumento de la eficacia policial, que se situó el pasado año en un 42,77 por ciento -superando la de 2008 en más de cinco puntos-. El índice de esclarecimiento ha aumentado, además, en lo que va de año y ya supera el 46,5 por ciento, más de un 4 por ciento más que en 2009.

«Esto sólo se consigue con un trabajo de equipo magnífico, empezando por el jefe superior -Pedro Mélida- y terminando por el último policía de la jefatura, pasando por el equipo administrativo, porque todo trabajo de calle requiere un apoyo logístico», ha concluido.