ideal.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 9 / 18 || Mañana 9 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Fallece el sacerdote y teólogo disidente José María Díez-Alegría

SOCIEDAD

Fallece el sacerdote y teólogo disidente José María Díez-Alegría

Considerado uno de los grandes teóricos del postconcilio, se definía como un jesuita 'sin papeles' ya que se vio obligado a dejar la orden

26.06.10 - 01:44 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Se definía como un jesuita 'sin papeles'. El sacerdote y teólogo José María Díez-Alegría falleció durante la madrugada de este viernes en Madrid a los 98 años de edad. Nacido el 22 de octubre de 1911 en Gijón (Asturias), donde su padre era director de la sucursal del Banco de España, Díez-Alegría estaba considerado un teólogo de vanguardia y fue uno de los grandes teóricos del postconcilio, aunque sus declaraciones, muchas veces críticas con la cúpula eclesiástica, le obligaron a abandonar la Compañía de Jesús.
Se licenció en Teología y se doctoró en Filosofía y Derecho. Fue profesor de ética en la Universidad de Alcalá de Henares desde 1955 hasta 1961. Ejerció como profesor de Doctrina Social de la Iglesia en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma hasta 1972. Tras la publicación de su polémico libro 'Yo creo en la esperanza', se exclaustró de la Compañía de Jesús y se fue vivir al Pozo junto con el Padre Llanos.
Próximo a la Teología de la Liberación, sus escritos y análisis sobre los fundamentos en que debía basarse la Iglesia provocaron, en más de una ocasión, sarpullidos entre los sectores más conservadores de la jerarquía eclesial. Fue uno de los 70 teólogos que en el año 2000 suscribieron un manifiesto contra un documento del Papa que argumentaba que el catolicismo es la única religión verdadera. Antes, en 1970, criticó junto a otros compañeros de la Universidad Gregoriana de Roma la oposición del Vaticano al proyecto de ley sobre el divorcio, cuando entonces se debatía en Italia.
Democratizar la Iglesia
Hace escasos meses, junto a la Asociación de Teólogos Juan XXIII, de la que fue presidente, pidió la dimisión del Papa Benedicto XVI y la supresión del celibato. Benedicto XVI «no tiene la edad ni la mentalidad» para hacer frente a los retos que ha de afrontar la Iglesia católica y, por tanto, «debe dimitir», reclamaron los miembros de la Asociación de Teólogos.
El manifiesto crítico demandaba, además, «iniciar un proceso de democratización de la Iglesia con la participación de todos los creyentes en la elección de los cargos de responsabilidad dentro de la misma». La asociación también pedía al Papa que pidiera perdón por los escándalos de abusos sexuales llevados a cabo por religiosos y solicitaba que se facilitara el acceso de las mujeres al sacerdocio para acabar con «siglos de injusta e injustificada discriminación».
Exigían abiertamente «la supresión del celibato obligatorio para los sacerdotes» por considerarlo una «medida disciplinar represiva de la sexualidad, que carece de todo fundamento bíblico, teológico e histórico y que no responde a exigencia pastoral alguna». Díez-Alegría, junto a Enrique Miret Magdalena y otro medio centenar de teólogos cristianos suscribieron este manifiesto. Entre sus obras destacan 'Actitudes cristianas ante los problemas sociales' (1967), 'Cristianismo y revolución' (1968) y 'La cara oculta del cristianismo' (1983).
Con su avanzada edad, Díez-Alegría estimaba que seguía siendo un discípulo de la renovación teológica que supuso el Concilio Vaticano II. Su obra 'Yo creo en la esperanza' provocó su salida de la Compañía de Jesús y se convirtió en un auténtico escándalo por sus críticas a la Iglesia oficial. En 2005, cuando fue objeto de un emotivo homenaje, se declaró «socialista, político y además cristiano». Con un agudo sentido del humor, afirmaba que fue jesuita 45 años 'con papeles' y 30 'sin papeles'. Se seguía considerando, no obstante, un jesuita más, «porque vivo entre ellos». «Pero -matizaba- nunca he tenido espíritu de cuerpo, sino de apertura fraterna con los creyentes y los no creyentes».
Se declaraba 'anticlericalista', pero no 'anticlero', y se definía como un «hombre del pueblo». Cuando se le interpelaba por vivir con los más pobres, decía que «para defender el Evangelio en las clases pobres hay que hacerlo uniéndose a ellos, trabajando con ellos con las manos de Pablo». «Un cristiano, o será místico y pobre o vitalmente identificado con los pobres, o no será», señalaba.
Mantenía sin descomponer el gesto que la Iglesia «tiene mucho de no cristiana» y defendía a la Teología de la Liberación. «En el siglo XX, la figura más cercana al Jesús del Evangelio que yo conozco es monseñor Óscar Romero, obispo de El Salvador, que nunca fue visto con demasiada entusiasmo en el Vaticano».
Su tesis era que la Iglesia debería ejercer su apostolado con muy poco dinero y sin ningún poder. «Desde luego, la Inquisición y las medio inquisiciones que se siguen dando, aun sin quemar herejes, son anticristianas totalmente».
En Tuenti
Fallece el sacerdote y teólogo disidente José María Díez-Alegría

José María Díez-Alegría, profesor jesuita, defendía la democratización de la Iglesia, la regulación del divorcio y la supresión del celibato obligatorio. :: IGNACIO GIL

Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.