Lágrimas en Almería por el 'Helimer 207'

La capital rinde homenaje a los cuatro tripulantes del helicóptero, que reciben las medallas de oro al mérito, tres de ellas a título póstumo

EUNATE SERRANOALMERÍA.
Alberto Elvira, Raquel Jiménez, Vera Abraham y María del Mar Mouriño en el acto de homenaje. :: JOSÉ JUAN MULLOR/
Alberto Elvira, Raquel Jiménez, Vera Abraham y María del Mar Mouriño en el acto de homenaje. :: JOSÉ JUAN MULLOR

«Por sus relevantes méritos y en especial por el luctuoso suceso que demostró su espíritu de servicio». Bajo esta premisa se entregaron ayer las cuatro medallas de oro al mérito de la Protección Civil con distintivo rojo, tres de ellas a título póstumo, durante el homenaje que Almería rindió a la tripulación del 'Helimer 207'.

La carpa blanca ubicada en el muelle de Levante del puerto de la capital, se quedó pequeña para recordar a las víctimas del accidente en el que, un helicóptero de Salvamento Marítimo se precipitó al mar, hoy hace veintiún días. José Luis López Alcalá, Kevin Bainbridge Holmes e Iñigo Vallejo García, que fallecieron en este siniestro estuvieron más presentes que nunca en un acto en el que no faltó Alberto Elvira Vallejo, único superviviente del accidente.

El homenaje estuvo presidido por el ministro de Fomento, José Blanco, y fue él quien impuso las medallas al mérito. Un evento que sirvió, principalmente, para recordar la labor de Salvamento Marítimo, pues cada día su tripulación sea en helicóptero o en una embarcación, se la juega en un rescate, en una misión por ayudar a quien llega en una patera, o a quien queda a la deriva en el mar. Solo por estas emergencias el pasado año realizaron cuatrocientas operaciones de rescate. «Mis primeras palabras son de respeto y recuerdo para quien dedicaba su vida a salvar la de los demás», de esta forma comenzó su intervención José Blanco, quien dijo ser consciente de que «esta tripulación ha dejado una profunda huella».

El ministro de Fomento no pudo evitar emocionarse mientras describía de forma individual a cada uno de los tripulantes del 'Helimer 207'. «José Luis López Alcalá, con más de 4.000 horas de vuelo y militar de carrera era una persona amable y cariñosa, que dedicó su vida a sus dos niñas, su esposa y su trabajo», manifestó Blanco, quien también subrayó la labor de Kevin Holmes de quien destacó que «trabajó en distintos lugares del mundo, pero quiso servir en Salvamento Marítimo de Almería». El titular de Fomento se refirió a Iñigo Vallejo como una persona «sencilla para la cual sus aspiraciones pasaban por tener una hija y su esposa». José Blanco también tuvo palabras para Alberto Elvira del cual destacó «su alta capacidad de entrega» porque «Alberto ha participado en muchos rescates desde que comenzó en 1993, año en el que se fundó la sociedad de Salvamento Marítimo». El ministro le dijo que «seguimos necesitándole, pero se que es difícil sobreponerse al golpe de la pérdida de un ser querido y solo el paso del tiempo lo cura».

Un poema para Salvamento

El acto de homenaje, en el que no faltaron autoridades civiles y militares, contó asimismo con la música del quinteto de viento de la Orquesta Ciudad de Almería que interpretó una pieza musical de jazz. Fue la forma en la que se dio paso a la intervención de Alberto Elvira, operador de grúa del Helimer 207, quien se subió al atril para leer a los asistentes un poema. Bajo el título 'Salvamento', Elvira quiso recordar a sus compañeros como unos «caballeros andantes» por los cuales «llora el mar en Almería» al paso de un «helicóptero alado». El operador de grúa apuntó que son muchas «las batallas que vencieron los tres brillantes caballeros». Un poema que Alberto Elvira recitó sin que la voz le temblara, con total entereza, relatando de esta forma la admiración que siente por sus compañeros. Elvira fue el único superviviente de un accidente del que todavía se desconocen las causas que lo provocaron, pero que marcaron en negro la fecha de 21 de enero de 2010.

Tras esta intervención, se dio paso a la imposición de medallas. La primera de ellas para quien salvó la vida. Las condecoraciones se impusieron por «los relevantes méritos y en especial por el luctuoso suceso acaecido en la costa de Almería y porque demostró su espíritu de servicio». Un momento en el que Alberto Elvira se fundió en un abrazo con el ministro de Fomento, José Blanco. La segunda medalla fue para Iñigo Vallejo, la cual fue recogida por Raquel Jiménez, viuda del rescatador del Helimer 207, quien no pudo evitar llorar por la emoción del momento. La tercera, la de Kevin Holmes, el copiloto. Su viuda, Vera Abraham, tapó su rostro con unas gafas oscuras cuando subió a recoger el reconocimiento de su marido. La última medalla fue para José Luis López Alcalá, piloto y comandante del helicóptero, la cual fue recogida por su viuda, María del Mar Mouriño. Blanco no dudó en arropar a las tres mujeres a las que trató de consolar, sin embargo ni él mismo pudo contener la emoción. En el acto participó asimismo el jefe de la base del helicóptero, Francisco Guerrero. «Hoy no voy a hablar en pasado porque todos hemos aprendido mucho de ellos», dijo refiriéndose a la tripulación del 'Helimer 207'. Guerrero describió también a sus compañeros uno a uno. «José Luis era un hombre sencillo, Kevin, el 'guiri', una persona interesante, Iñigo un caudal de buen humor y Alberto es el salvamento marítimo en persona», manifestó visiblemente emocionado Guerrero, de quienes añadió que «la distinción que se les ha otorgado pone en relieve que son unos privilegiados por hacer realidad su vocación». El jefe de la base del helicóptero quiso pensar que sus compañeros «están de excedencia en otro planeta, pero no puedo evitar ponerme triste». Los aplausos irrumpieron al finalizar esta intervención.

El acto oficial concluyó con tres pitidos del buque 'Clara Campoamor', medio clave en la recuperación de los cuerpos de los fallecidos y de la caja negra, junto con la 'Guardamar Caliope', la 'Salvamar Denébola' y el buque 'Remolcanosa V'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos