Investigadores detectan la transmisión no intencionada de sustancias químicas de los embalajes a los alimentos

Grupo de investigación 'Residuos de plaguicidas' de la Universidad de Almería, responsable del estudio./UAL
Grupo de investigación 'Residuos de plaguicidas' de la Universidad de Almería, responsable del estudio. / UAL

Un equipo de la Universidad de Almería ha determinado los componentes que se transfieren de manera involuntaria a los alimentos desde los envases

EUROPA PRESSALMERÍA

Un reciente estudio realizado por el grupo de investigación Residuos de Plaguicidas de la Universidad de Almería ha demostrado que los envases de plástico pueden transferir de manera involuntaria sustancias químicas a los alimentos, de forma que a través de la combinación de distintas técnicas, han logrado detectar partículas nanométricas, imperceptibles hasta el momento con otros métodos, de las que se desconocen sus efectos sobre la salud humana.

Esta investigación define las estructuras químicas y otras características de los embalajes usados para conseguir una mayor durabilidad de los alimentos, según ha explicado en una nota la Fundación Descubre.

Sin embargo, los científicos han demostrado en el artículo 'Identification of non-intentionally added substances in food packaging nano films by gas and liquid chromatography coupled to orbitrap mass spectrometry' publicado en la revista 'Talanta', la migración de sustancias no autorizadas para el uso y la fabricación de envases plásticos destinados a entrar en contacto con productos alimenticios desde los diferentes materiales estudiados a los propios alimentos.

De esta manera, han demostrado que los plásticos a los que se añade algún aditivo que prolonga la vida útil del producto «transfiere también otras sustancias que hay que tener en cuenta para evitar consecuencias imprevistas sobre la salud humana tras su consumo«.

«Por razones de seguridad alimentaria, el estudio de la migración no debe limitarse a los productos químicos esperados únicamente. El traspaso de otros compuestos también puede ocurrir de manera no intencionada y dependerá del tipo de polímero utilizado, el proceso de fabricación y la complejidad de los alimentos», ha explicado la investigadora de la Universidad de Almería y autora del artículo, María Jesús Martínez Bueno.

Materiales aceptados «pueden derivar en otras sustancias»

En Europa, los materiales en contacto con los alimentos se rigen por un reglamento marco del derecho comunitario europeo. «Estos aditivos deben ser probados para asegurar que no existen niveles perjudiciales para la salud humana. Sólo los incluidos en una lista aprobada por la UE se pueden agregar intencionalmente en la fabricación de plástico. Sin embargo, hemos confirmado que aún estos pueden derivar en otras sustancias«, ha añadido la investigadora.

También están en vigor límites de migración específica para algunos compuestos, como el ftalato o el bisfenol-A de los que ya se conocen los efectos nocivos en la salud y existe la prohibición de su uso en productos que estén en contacto con alimentos o bebidas. Sin embargo, con este estudio se pone de manifiesto que existen plásticos que «liberan sustancias que pueden transmitirse a los alimentos y de las que no se conocen las consecuencias a largo plazo sobre la salud humana«.

Esto es debido a que el material utilizado para presentar el alimento puede deteriorarse por procesos de degradación, interacciones entre los distintos componentes o por las impurezas de la materia prima. Los materiales en contacto con alimentos pueden incluir aditivos funcionales y productos químicos orgánicos con diferentes características como antioxidantes, antimicrobianos, antiestáticos, antivahos, clarificadores o estabilizadores.

El personal investigador ha llevado a cabo pruebas de migración estandarizadas utilizando métodos de análisis basados en técnicas de espectrometría de masas de alta resolución, un sistema analítico que permite la separación y medida de la masa exacta de los iones que surgen tras la fragmentación de una molécula a la que se le ha suministrado una determinada energía.

Concretamente, han combinado la espectrometría de masas con plasma acoplado inductivamente (ICP-MS), para determinar de forma cuantitativa los elementos inorgánicos liberados desde los materiales de envasado estudiados, y técnicas de cromatografía líquida y de gases acopladas a sistemas híbridos de espectrometría de masas Q-Orbitrap para la identificación, caracterización y determinación de los compuestos orgánicos.

Estos sistemas permiten obtener espectros moleculares completos en microsegundos. De esta manera, se obtienen todos los componentes de una manera más rápida y eficiente que con otros métodos utilizados anteriormente.

Las investigaciones se han desarrollado dentro del proyecto 'Eranet-Susfood. Cereal Project' del Séptimo Programa de investigación y desarrollo tecnológico de la Unión Europea junto con el Instituto Nacional de Investigación Agrícola y Alimentaria y Tecnología (INIA) de Madrid, y el Instituto de Polímeros, Compuestos y Biomateriales (IPCB) de Italia.

El consorcio de este proyecto europeo, dirigido por el profesor de la Universidad de Almería, Amadeo Rodríguez Fernández-Alba, comprende un total de ocho grupos de investigación líderes en diferentes áreas relacionadas con la calidad y seguridad alimentaria, la ingeniería química y la nanotecnología.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos