La UAL homenajea con un jardín al voluntariado

La UAL homenajea con un jardín al voluntariado
La Universidad de Almería pone en marcha esta iniciativa junto a organizaciones sociales colaboradoras
J. L. PASCUALAlmería

«Estos árboles frutales que se han plantado hoy vienen a significar que los estudiantes que hacen voluntariado luego recogerán sus frutos al esfuerzo que realizan y la implicación que tienen día a día, año a año».

Para Maribel Ramírez, vicerrectora de Estudiantes y Empleo de la UAL, este es uno de los varios símbolos presentes en un acto lúdico y emotivo con el que se quería «generar una actividad un poco más especial y poner en relevancia el trabajo que hacen las asociaciones de voluntariado con los universitarios».

Se trata de la plantación del nuevo 'Jardín de los Voluntarios', junto al de las 'Aromáticas' que se plantó el año anterior y que está ubicado en la zona exterior del CITE V, donde tiene su sede el CECOUAL, que también se ha sumado a la iniciativa junto a Ecocampus y el jardín botánico 'La Almunya del Sur'.

Así se celebró el Día Internacional de los Voluntarios en la Universidad de Almería, que pudo enseñar su 'músculo solidario' a través de una amplia participación en la actividad para generar «un lugar de encuentro de todas las asociaciones que están trabajando en 'Voluntari@s UAL'».

Ramírez insistió en que el acto estuvo «lleno de símbolos muy interiorizados» en el programa: es «el crecimiento de nuestros estudiantes voluntarios en las entidades, porque están contribuyendo a su desarrollo personal, y también crece el número de asociaciones que se suman a nuestro programa, que se acerca a nosotros para participar de forma conjunta, y justo por ello este jardín es también simbólico al mostrar la importancia de trabajar en red; las asociaciones por sí solas son fundamentales para sus usuarios, pero juntas hacen posible una sociedad más justa y más igualitaria, así que plantar un jardín todos juntos, con su aportación, viene a significar que construimos un ecosistema social».

Aprovechando el momento de reunión de tantos protagonistas, con asociaciones y usuarios, se ha hecho entrega de los premios al Concurso de Proyectos de Voluntariado, «para estudiantes de la UAL que han presentado un proyecto que querían hacer en su asociación, llegando varios al final y resultando ganadoras María Mediana con 'En familia', a desarrollar en Argar y con dotación de 600 euros; y Mercedes Cuenca con 'Estudio de residuos en la costa de Adra', en su caso, con Promar y con una cuantía de 400 euros».

Ramírez, que explica que el dinero está destinado a hacer realidad el proyecto galardonado, reconoce que desde el vicerrectorado que dirige están «muy satisfechos y muy emocionados porque la gente joven tiene unos valores humanos y una concienciación social que ponen en práctica, sabiendo que pueden ayudar mucho y ahí está, trabajando».

El 'Jardín de los Voluntarios', además, será triple, como recuerda Moisés Palmero, que es el coordinador de Ecocampus: «El primero relaciona a cada asociación con su árbol concreto, luego cada asociación está grabando un vídeo de su plantación y lo colgará en las redes sociales para que, de ese modo, tengamos un jardín digital; y por último, hemos contado con diversos escritores de la provincia para que escriban un relato relacionando el árbol que ha plantado la asociación con los objetivos y actividades que tiene; así, el libro de relatos será el jardín de las palabras». En sus manifestaciones declara también que «los árboles crecerán aquí en el campus, pero el libro sirve para dar a conocer a las asociaciones en otros ámbitos, como las bibliotecas, clases o en casa».

La elección de los árboles ha corrido a cargo del Centro de Colecciones Científicas de la UAL, el CECOUAL, cuya directora, Esther Giménez, expresa su satisfacción por diversos motivos: «Para nosotros es una iniciativa preciosa esta de que los voluntarios se impliquen en formar el jardín botánico y, en este caso, estas parcelas las hemos elegido para poner en ellas los frutales tradicionales que existían alrededor de los cortijos, que cada vez están desapareciendo más y lo que queríamos era recuperar un poco esa arboleda». Por eso se eligieron «unas cuantas especies simbólicas, para que los voluntarios sigan trabajando y continúen lo ya emprendido con las aromáticas el año pasado, para que el año siguiente podamos coger higos».

La intención es seguir avanzando en generar más jardines en un entorno cada vez más visitado de la UAL, a lo que se suma Manuel Sánchez, miembro de CECOUAL y director del jardín botánico 'La Almunya del Sur', ubicado en la carretera de El Ejido a Balerma.