Así ha terminado la historia del vídeo viral del frigorífico arrojado en una ladera