Preocupación del PSOE por la «dejadez» de la Junta en la limpieza de ramblas ante las lluvias

Cañas y suciedad, en el lecho fluvial, son un riesgo./VERAPLAYAZUL
Cañas y suciedad, en el lecho fluvial, son un riesgo. / VERAPLAYAZUL

El secretario de Organización, Antonio Martínez, denuncia que el Gobierno andaluz no ha limpiado «ni un metro cuadrado de cauces» en la provincia

A. MALDONADOAlmería

Septiembre es mes de lluvias y, también, de tormentas. Por eso, el PSOE de Almería ha advertido de los graves problemas que podrían producirse en la provincia en caso de aguas torrenciales, ante el mal estado que presentan muchos de los cauces fluviales.

El secretario de Organización socialista, Antonio Martínez, acusó ayer en rueda de prensa al Gobierno andaluz de PP y Cs de «dejación de funciones» en el mantenimiento de los cauces de ramblas y ríos, después de que no se haya limpiado «ni un metro cuadrado», por lo que instó a la consejera de Agricultura, la almeriense Carmen Crespo, a que «se ponga a trabajar cuanto antes», se tome este asunto como algo «prioritario» y destine las inversiones necesarias para la adecuada restauración ambiental de estos espacios.

Martínez calificó de «muy preocupante» que Almería haya llegado a las puertas del otoño, «por primera vez en la historia», sin que la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Sostenible haya ejecutado ninguna actuación de limpieza y restauración ambiental en los ríos y ramblas, «ni siquiera las que dejó programadas el anterior gobierno socialista», como es el caso de la segunda fase de limpieza y restauración de la Rambla Morales y Artal, con la que se iba a actuar sobre 25 kilómetros de cauces del municipio de Níjar.

Más información

«En esta zona, si se producen lluvias torrenciales, existe un evidente riesgo de que, según las estimaciones, más de 20.000 toneladas de basura y residuos agrícolas vayan a parar a las playas del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, provocando un gran impacto ambiental y turístico sobre el espacio protegido más emblemático de la provincia y, lo que es peor, posibles daños sobre las infraestructuras y la población», aseguró Martínez.

El responsable socialista puso en valor los más de 150 kilómetros de cauces de la provincia de Almería en los que se actuó durante el periodo 2016-2018 gracias a la gestión del anterior gobierno socialista, así como el cambio que se impulsó en el modelo de gestión ambiental de las ramblas, «sustituyendo el equívoco concepto genérico de 'limpieza' por el de acondicionamiento y restauración ambiental».

Según defendió Martínez, este fue «un claro ejemplo de gestión responsable de las políticas ambientales, las mismas que han dejado de ser prioritarias con el nuevo gobierno 'trifachito', el cual hasta se ha permitido el lujo de suprimir la Consejería de Medio Ambiente».

Ante esta situación, el PSOE exige a la consejera de Agricultura «que se ponga a trabajar ya de una vez por todas, en lugar de seguir viviendo de las rentas y del trabajo programado por el anterior gobierno socialista».

«Es urgente que se tome este asunto como algo prioritario y que destine las inversiones necesarias para llevar a cabo las tareas que concluyan en la adecuada restauración y gestión ambiental de los cauces de la provincia de Almería; que se ponga a trabajar cuanto antes, porque mañana puede ser tarde», concluyó Martínez.

Veraplayazul exige la inmediata limpieza del cauce del río Antas

Veraplayazul, que suma más de 10.000 vecinos repartidos en 20 urbanizaciones de la costa de Vera, exige la inmediata limpieza del cauce del río Antas para facilitar el paso del agua en caso de una fuerte tormenta. Como cada septiembre, aseguran a los medios, los vecinos de la costa de Vera «miran angustiados al cielo por miedo a que un temporal reviva la tragedia de 2012 al desbordarse el río Antas, en la que hubo que lamentar la pérdida de vidas humanas. Siete años después, lo único que ha cambiado es la mayor virulencia de la gota fría».

Crece el peligro en un entorno que, se queja, «se mantiene igual puesto que la maleza y la suciedad ocupa todo el cauce y, por supuesto, el encauzamiento duerme en «un cajón» a la espera de que ocurra una nueva desgracia». «Ni limpieza ni inversión. Sólo promesas que, como la vida de las personas y los enseres, se las llevará el agua si no se actúa con diligencia», se queja.

Veraplayazul comparte con el Ayuntamiento de Vera la preocupación tanto por el estado actual del cauce como por la paralización del proyecto de encauzamiento, pero le pide mayor diligencia ante la Junta de Andalucía y el Gobierno central.