Una abuela en Rumanía se hace cargo de un niño de ocho meses víctima de maltrato en Roquetas

Una abuela en Rumanía se hace cargo de un niño de ocho meses víctima de maltrato en Roquetas

El niño había sido acogido de urgencia por el Servicio de Protección de Menores de la Junta de Andalucía, al mostrar su madre claros indicios de rechazo

A. MALDONADOAlmería

Agentes de la Policía Nacional en Almería procedieron a la entrega de un niño de ocho meses de edad a su abuela materna, residente en Rumanía, quien a partir de ese momento asume la responsabilidad para la manutención, cuidado y educación de su nieto.

Al día siguiente del nacimiento del menor, el Servicio de Protección de Menores de la Junta de Andalucía en Almería tuvo conocimiento de ciertos indicadores de maltrato con respecto a un recién alumbrado, consistentes en negligencia en la alimentación e higiene, rechazo al embarazo, y síndrome de abstinencia a alcohol y drogas por parte de su progenitora, residente en Roquetas de Mar.

La Delegación Territorial en Almería de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales se encargó, atendiendo a los antecedentes, de declarar la situación de desamparo provisional y con carácter urgente se adoptó la medida de acogimiento. Mientras tanto, los agentes de la Brigada de Extranjería y Fronteras especializados en materia de menores iniciaron los trámites para la búsqueda de un familiar que pudiera hacerse cargo del menor, habida cuenta del conocimiento propio que poseían de la situación, así como de varios informes en los que se reflejaba que la madre presentaba graves dificultades para ejercer correctamente la tutela y guarda de su hijo, un maltrato prenatal grave dado la falta de seguimiento médico del embarazo, un consumo habitual de sustancias estupefacientes y un sistema de vida basado en la marginalidad.

Tras diversos contactos con la Comisaría General de Extranjería y Fronteras y el Consulado de Rumanía en Almería, fue posible hallar a la abuela materna del menor, la cual es natural y reside en Rumanía. En la entrevista realizada a esta, manifestó a los agentes su deseo de acogimiento en familia y dicha idoneidad fue validada por la Fiscalía de Menores en Almería.

Repatriación

Ante tal evidencia, tratando de proteger al menor, la Policía Nacional inició los trámietes para conseguir la reagrupación familiar con su abuela. De este modo, la Policía Nacional, como instructora del procedimiento de repatriación, el jefe de la Dependencia Provincial de Trabajo e Inmigración de la Subdelegación del Gobierno en Almería, la Fiscal delegada de menores de la Fiscalía Provincial, la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, como órgano competente de los Servicios de Protección de Menores en Almería, y el representante legal del menor acordaron la tramitación del procedimiento de repatriación, ratificado por el Subdelegado del Gobierno en Almeria.

Una vez confeccionada la documentación relativa a la reagrupación, la misma se materializó vía aérea desde el aeropuerto de Madrid Barajas-Adolfo Suárez, hasta el aeropuerto rumano de Henri Coanda con la entrega del niño a su abuela en la localidad de Bucarest.

El segundo menor repatriado

Dentro de las funciones que la Policía Nacional tiene encomendadas de manera exclusiva se encuentran las relativas a la protección de los menores. En tales supuestos, y en virtud del principio del interés superior del niño y la regulación del protocolo MENA, la Policía Nacional ha articulado un conjunto de acciones y procesos enfocados a garantizar su desarrollo integral, estimar las posibles repercusiones en la toma de decisiones que les afecten y sopesar los distintos intereses para decidir sobre las cuestiones relativas a los menores.

En este sentido, y siempre contando con la colaboración del resto de interlocutores, en lo que va de año, desde la Comisaría de Policía Nacional de Almería, se han llevado a efecto dos repatriaciones de menores con sus respectivas familias en sus países de origen.