Este contenido es exclusivo para suscriptores

¿Quieres una experiencia sin límites y con servicios exclusivos?

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

El paraje natural de Sorbas, un referente de orden mundial

El paraje natural reúne una gran variedad de flora y fauna, incluyendo zorros, lagartos o águilas./IDEAL
El paraje natural reúne una gran variedad de flora y fauna, incluyendo zorros, lagartos o águilas. / IDEAL

El visitante puede conocer sus cuevas o practicar el senderismo y hacer un alto en el camino para degustar comida tradicional

J. L. PASCUALALMERÍA

El visitante puede disfrutar en Sorbas de su Paraje Natural, con una superficie de 2.357 hectáreas en las que se contabilizan más de 1.000 entradas a cuevas. Por sus características es considerado como uno de los mejores ejemplos de Karst en yesos a nivel mundial.

Un simple paseo por la superficie del karst es suficiente para que el viajero comprenda cómo se ha creado este maravilloso paisaje, ya que las dolinas y los lapiaces, guías del agua hasta la roca del yeso, se encuentran en elevado número al igual que los túmulos que solo se encuentran aquí.

A pesar del clima árido se pueden admirar especies vegetales como tomillares, retamares y espartales o plantas más exclusivas de esta zona como la matamarilla, la espuelilla, la jarilla... y el Narciso de Sorbas, planta endémica del paraje, de vida muy corta y en peligro de extinción. Numerosas especies animales habitan también estas tierras, tales como el búho real, el águila perdicera y otras de menor tamaño; insectos; reptiles como culebras, lagartos y lagartijas; y mamíferos como comadrejas, zorros, ginetas y la tortuga mora que también se encuentra en peligro de extinción.

Sin embargo lo más espectacular se encuentra dentro de las cavidades ya que sus galerías esconden estalactitas, estalagmitas, anillos, corales y bolas de yeso, junto a otras formas cristalinas de singular belleza que el agua y el tiempo han sabido moldear a partir de una roca de yeso. Dentro del paraje se puede practicar espeleología, se hacen visitas guiadas por las cuevas y si es amante del senderismo se pueden hacer los dos recorridos existentes.

El sendero de los Molinos del Río Aguas, transcurre por la cortijada del mismo nombre y casi paralelo al Río Aguas por lo que durante el trayecto lo podemos ver, al igual que las pozas y las charcas que éste ha creado, además de la especial vegetación que allí crece y de las especies animales que en ellas viven. De apenas 2.5 kilómetros, es parte del Sendero de la Mora que recorre la zona norte del municipio de Sorbas. El sendero de 'Los Yesares' por el Marchalico de las Viñicas, que es otra cortijada, tiene un recorrido de unos 4.5 kilómetros, en los que se observan las características superficiales del Paraje, y la misma aldea que es de singular belleza.

Además, el visitante se podrá encontrar en la Plaza de la Constitución con la Iglesia de Santa María, construida sobre una antigua mezquita, la Casa del Duque de Alba, de una espléndida fachada, y el ayuntamiento ampliado con una casa señorial adyacente.

De especial importancia es la visita hasta las Alfarerías. En este barrio que también se le conoce como 'Las Cantarerías', por la buena calidad de los cántaros que en sus talleres se han fabricado siempre, aún se pueden contemplar como los alfareros siguen realizando piezas de la misma forma que lo han aprendido. A la hora de comer, se puede comenzar con unos buenos embutidos y seguir con un trigo.

Temas

Sorbas

Fotos