«El Papa quiere dar coraje a iglesias del Norte de África»

El arzobispo de Rabat, el almeriense Cristóbal López. /EFE
El arzobispo de Rabat, el almeriense Cristóbal López. / EFE

El almeriense Cristóbal López, arzobispo de Rabat y futuro cardenal, considera que su nombramiento «no es subir un grado más»

EUROPA PRESSMADRID / ALMERÍA

El arzobispo de Rabat, Cristóbal López Romero, natural de Vélez Rubio, es uno de los trece religiosos que se sumarán al colegio cardenalicio el próximo 5 de octubre. Según considera, su creación como cardenal es un gesto del pontífice para «dar coraje» a las iglesias del Norte de África y para «reforzar el diálogo islamo-cristiano», entre otras cosas.

El Papa Francisco, que recientemente ha comenzado su cuarto viaje por África, anunció que el próximo 5 de octubre se celebrará un consistorio para la creación de 13 nuevos cardenales. Diez de ellos podrán ser electores en un posible cónclave porque tienen menos de 80 años, como es el caso del arzobispo de Rabat.

«Ser cardenal no es subir un grado más, no hay elevación, no hay promoción, no hay ascenso. Yo ya estoy en lo más alto que se puede conseguir, que es ser hijo de Dios», apunta en una entrevista con Europa Press. Según insiste, ser cardenal «es un servicio que se hace dentro de la Iglesia».

En cualquier caso, el religioso afronta el reto «con temor y temblor» porque implica más tareas y responsabilidades, como la de ser consejero del Papa. Pero también lo afronta con un «sentimiento de reconocimiento y de gratitud» por «la atención» del pontífice hacia la Iglesia de Marruecos y del Norte de África, como Libia, Túnez y Argelia.

Católicos en Marruecos

«Creo que el Papa ha querido de alguna forma visibilizar esta Iglesia que es humilde, pequeña, pero que es muy significativa y que tiene algo que decir a la Iglesia universal», sostiene. Para él, es un «espaldarazo» para los católicos en Marruecos. «Es como que el Papa nos dice: 'Coraje, sigan adelante, están en el buen camino'», apostilla.

Aparte de esta lectura, López Romero también opina que su nombramiento es una muestra de que el Papa «quiere reforzar» el diálogo interreligioso, concretamente, el islamo-cristiano. «Él ha hecho muchos gestos en este sentido y este nombramiento sería un pequeño gesto más», afirma. Asimismo, cree que es «un guiño de agradecimiento» hacía el rey de Marruecos y el pueblo marroquí «por la acogida que le dieron» en su viaje al reino alauí, «por el trabajo que hacen en la difusión de un islam abierto y moderado» y «por el trabajo» en materia de inmigración.

El Papa Francisco visitó el pasado mes de marzo Marruecos y fue en este viaje donde conoció a Cristóbal López y su historia, teniendo en cuenta que en diciembre de 2017 lo nombró arzobispo de Rabat. Según relata el religioso, hubo «una sintonía total» entre ambos. «Hablamos en castellano libremente los dos; compartimos nuestra experiencia latinoamericana ya que yo pasé 18 años en Paraguay y tres en Bolivia; y, sobre todo, tuve el enorme privilegio de tener una audiencia privada con él de nada menos que 50 minutos», precisa.

Pese a ello, el religioso no cree que su nombramiento como cardenal sea fruto de su encuentro con el Papa Francisco. «No es una cosa personal, es un gesto al Arzobispado de Rabat, a la Iglesia de Marruecos y a las iglesias del Norte de África y al pueblo marroquí», recalca. «Pero, ¿quién sabe? A lo mejor el Papa me ha nombrado porque le caí en gracia, dicen que es mejor caer en gracia que ser gracioso», agrega, entre risas.

En cualquier caso, el religioso valora muy positivamente el viaje que el Pontífice está realizando por África. «Él ha pedido a la Iglesia y a los cristianos ir a la periferia y él lo está predicando con el ejemplo. No solo lo dice sino que lo hace», subraya.

Así, López cree que el hecho de que el Papa esté yendo a países como Isla Mauricio, Madagascar o Marruecos, y que no haya ido todavía a otros como Argentina o España quiere decir que «es coherente con lo que dice».

Por otro lado, preguntado por el aumento de españoles en el colegio cardenalicio, López apenas le da importancia. «Los cardenales somos cardenales de la Iglesia, no somos cardenales españoles o paraguayos», remarca. Así, aboga por «alejarse» del «ranking nacional de cardenales» porque es «más político que religioso».