Un modelo eficaz para transferir a los agricultores técnicas sobre el regadío

Els Berckmoes, coordinadora de Fertinnowa, durante su discurso final. / FERTINNOWA
Els Berckmoes, coordinadora de Fertinnowa, durante su discurso final. / FERTINNOWA

Durante tres jornadas, expertos de todo el mundo participaron en Almería en la Conferencia Fertinowa, un red para la mejora de la fertirrigación

J. E. R.ALMERÍA

La red temática Fertinnowa ha creado un eficaz modelo de trabajo para transferir con éxito las nuevas tecnologías a los productores y suprimir las brechas que hasta ahora impedían en muchas ocasiones la incorporación real de la innovación a las prácticas agrícolas. Durante los últimos tres años, el consorcio Fertinnowa realizó una encuesta a más de 350 productores de diferentes regiones de Europa e investigó por todo el continente para identificar las tecnologías de fertirrigación más eficientes, con el objetivo de dar respuesta a los retos de sostenibilidad económica y ambiental que debe superar el sector agrícola europeo.

El método de trabajo creado por Fertinnowa se basó en la realización de encuestas a escala europea que permitió obtener resultados veraces para caracterizar las brechas tecnológicas existentes en diferentes regiones, compararlas entre sí y a partir de ahí poder evaluar cuáles son las tecnologías capaces de resolver los problemas locales detectados en la fase de encuesta. Gracias a esto, se han identificado los motivos reales por los que los agricultores no aceptan en muchas ocasiones la incorporación de nuevas tecnologías y se ha averiguado por primera vez que los productores europeos tienen en común la opinión de que nunca hay una tecnología realmente adecuada para resolver su problema específico.

Además, el método Fertinnowa se basa en el análisis comparativo entre las diferentes tecnologías disponibles, o casi listas para su comercialización, mediante fichas accesibles a productores con un bajo perfil tecnológico. Estas fichas incorporan además información sobre los costes operativos y de adquisición de cada tecnología, un dato que ha demostrado ser muy útil para ayudar al productor en su toma de decisiones. Estos fueron los dos ejes fundamentales del proyecto, que generaron una ingente cantidad de información que ya está disponible en la web mediante un mapa europeo de intercambio de tecnologías, bases de datos y el 'Compendio de Fertirrigación'.

Durante la clausura de la Conferencia Final Fertinnowa, que tuvo lugar recientemente en la provincia de Almería (durante tres jornadas) la coordinadora del proyecto, Els Berckmoes, expresó su satisfacción por los resultados obtenidos y aseguró que «el espíritu de Fertinnowa va a seguir vivo, porque hemos dejado al sector agrícola un importante legado de conocimientos en el 'Compendio de Fertirrigación' y además nuevos proyectos en todo el mundo van a inspirarse en nuestra metodología, que ha generado un importante precedente».

Por su parte, Rafael Peral, secretario General de Agricultura y Alimentación del Gobierno de Andalucía, remarcó la importancia de que la futura Política Agrícola Común (PAC) mantenga las ayudas para modernización de regadíos. «La Comisión Europea debe reconocer que son necesarias para la creación de empleo y riqueza y para la fijación de la población a los territorios rurales». Durante la jornada de clausura, la empresa española Ispemar recibió el Premio Fertinnowa a la Innovación 2018 por Trutina, un innovador sistema capaz de medir la diferencia de peso en la planta debido a la transpiración de agua.

Reducir el impacto ambiental

En el bloque dedicado a la reducción del impacto ambiental en el uso del agua y fertilizantes, la eficiencia energética en la desalación fue el tema desarrollado por Veolia España, el operador de la planta desaladora de agua de mar que produce 30 hectómetros cúbicos anuales para abastecimiento y regadío en el Poniente almeriense. Esta planta consiguió reducir un 45% el consumo energético del proceso de ósmosis inversa, pasando de 3,5 kilovatios hora por metro cúbico 2,7. Esta desaladora, ubicada en la costa de Balerma (El Ejido) está equipada con una segunda fase de tratamiento especialmente dedicada a la adecuación del agua destinada a riego, consiguiendo que el contenido en boro no supere 0,5 partes por millón.

Entre las novedades presentadas ayer, destacó un estudio de la Universidad de Wageningen para la eliminación de sodio por electrodiálisis en lixiviados de cultivos sin suelo, y el proyecto desarrollado por Aqualia en Almería para producir biofertilizantes mediante la acción de microalgas en aguas depuradas. También se presentó el proyecto Ephos para reducir los sulfatos en el agua y nuevas técnicas de filtración para aguas de drenaje en sistemas cerrados mediante el uso de filtros de papel.

Los asistentes a la conferencia tuvieron la oportunidad de realizar visitas de campo a zonas de producción de la provincia almeriense con sistemas de cultivo muy diferentes, tanto en el Poniente almeriense como en la zona del Levante y comarca del Almanzora. Conocieron cultivos de invernadero (en suelo y en sustrato) y al aire libre, semilleros, explotaciones de cítricos y una empresa fabricante de plásticos agrícolas. Además, los participantes realizaron una visita guiada a las instalaciones de las plantas desaladoras del Campo de Dalías y Carboneras.

China con Fertinnowa

Una treintena de investigadores iniciaron la traducción al chino de las casi 900 páginas del 'Compendio de Fertirrigación'. El objetivo no es otro que ofrecer al sector agrícola de ese país todos los conocimientos recogidos en Europa para la mejora de la fertirrigación, reduciendo el consumo de agua y el aporte de fertilizantes. «Está claro que China se va a convertir en breve en un mercado emergente para las últimas tecnologías en fertirrigación, y estaremos satisfechos si de este modo el trabajo de Fertinnowa contribuye a que la agricultura china sea más respetuosa con el medio ambiente», añadió Els Berckmoes. «La población china crece rápidamente y el país necesita multiplicar su capacidad de producción, y es ahí donde la fertirrigación juega un papel fundamental para intensificar con eficiencia y sostenibilidad la producción de alimentos», apuntó la coordinadora de Fertinnowa.

La iniciativa del sector agrícola chino pone de manifiesto la necesidad de producir más alimentos y que los retos relacionados con la eficiencia en el uso del agua y los fertilizantes son globales y afectan a millones de productores que se enfrentan a un contexto de cambio climático y, por otro lado, a las exigencias de las grandes cadenas de distribución para certificar la sostenibilidad ambiental de la producción de alimentos.

Por este motivo, se espera que nuevos proyectos de investigación en todo el mundo hereden los conocimientos generados por Fertinnowa, así como su innovador enfoque metodológico.

Fotos

Vídeos