Miles de papelicos vuelan al paso de la Virgen de la Candelaria en Instinción

Bendición de las roscas de pan en un templo lleno. /FRAN HIDALGO
Bendición de las roscas de pan en un templo lleno. / FRAN HIDALGO

Más de mil personas contemplan una tradición que cada año registra mayor número de visitantes

IDEAL

Más de mil personas, entre vecinos y visitantes, asistieron la tarde del sábado a la festividad de la Virgen de la Candelaria, conocida popularmente en Instinción como 'virgen de los papelicos'.

Los actos se iniciaron a las cinco y media de la tarde con la concurrida bendición de varios centenares de roscas de pan de aceite en la iglesia de San Juan Bautista. Adornadas con lazos de colores y flores de almendro y romero, fueron ofrecidas a la virgen en señal de devoción por parte de numerosos niños y jóvenes.

A continuación, la Virgen de la Candelaria salió en procesión para recorrer las principales calles del casco urbano, acompañada por 46 músicos de la Banda Municipal Los Iris, autoridades locales y centenares de devotos. Muchas personas esperaban el paso de la imagen para lanzar miles de papelicos de colores desde las terrazas y balcones como muestra de veneración. También se arrojaron en menor medida palomitas de maíz y hojas de romero y naranjo mezclados con los papelicos.

Tras su regreso al templo se celebró una misa oficiada por el párroco, Eduardo Muñoz, que registró un lleno absoluto de fieles. La festividad de La Candelaria tiene lugar cuarenta días después de Navidad y simboliza la purificación de la madre y la presentación de su hijo en el templo de Jerusalén.

Uno de los momentos álgidos fue la interpretación en el interior de la iglesia de la salve 'Encarnación coronada', a cargo de Los Iris.

Al término de la homilía tuvo lugar una degustación de ponche en la plaza Federico Salvador amenizada por la banda de música. La festividad concluyó con la quema de la zorra en el paraje Ejido, y verbena popular en el salón social con la orquesta Farándula y el grupo Fábula Show.

Fuerte devoción

Instinción demuestra cada año una fuerte devoción a la Virgen de la Candelaria, copatrona del municipio. La procesión tiene la peculiaridad de arrojar miles de papelicos de colores al paso de la imagen. También es muy característica la bendición de roscas de pan antes de la salida de la imagen, así como la presencia de una tarta de varios pisos en el altar, donada por las panaderías del pueblo, que posteriormente se rifa entre los compradores de papeletas, cuya recaudación se destina a fines sociales de la parroquia.