La lluvia provoca una quincena de alertas por inundaciones en Poniente, Levante y la capital

Inundación de una de las calles de Las Marinas, en Roquetas de Mar./
Inundación de una de las calles de Las Marinas, en Roquetas de Mar.

Las mayores anegaciones se produjeron en El Ejido y Roquetas de Mar, donde las tormentas ya causaron estragos durante la noche del pasado lunes

Alicia Amate
ALICIA AMATEALMERÍA

Nunca llueve a gusto de todos, dice el refranero. Una afirmación que en Almería se torna más evidente aún cada vez que una nueva tormenta descarga sobre unos suelos que parecen estar poco preparados para asumir ciertas cantidades de agua, como quedó demostrado durante la tarde de ayer en distintos municipios almerienses, sobre todo del Poniente, aunque los estragos del agua también se dejaron ver en la capital y en localidades levantinas.

Aunque los primeros aguaceros comenzaron durante la mañana, como ya anunció la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en sus previsiones activando el aviso amarillo en toda la provincia, las consecuencias de los mismos se dispararon a partir de las 15 horas. Según apuntaron fuentes del servicio de Emergencias 112, a partir de dicha hora recibieron una quincena de avisos desde municipios de toda la provincia. Entre ellos, destacó el corte de la AL-3104 de la capital, a la altura del punto kilométrico número 2, debido al desprendimiento de una ladera de la vía que imposibilitó la circulación del tráfico con normalidad entre los barrios de El Alquián y La Cañada de San Urbano. También se recibió un aviso sobre la inundación del sótano de una vivienda en Almería durante la tarde de ayer.

Sin embargo, fueron los municipios de Poniente los que se vieron más afectados por la lluvia. De hecho, en El Ejido los estragos del agua comenzaron durante la tarde del lunes y provocaron que operarios municipales tuvieran que trabajar durante la jornada de ayer para retirar los arrastres de tierra y barro, así como para achicar el agua acumulada en la carretera que une Las Norias con San Agustín tras producirse una importante tromba de agua.

Durante el día de ayer, también debido a la tormenta, una vivienda quedó anegada a primera hora de la tarde aunque sin consecuencias de gravedad, según apuntaron desde Emergencias 112.

No obstante, la situación más llamativa producida durante la tarde de ayer -eso sí, sin lamentar tampoco heridos ni daños importantes- tuvo lugar en el municipio de Roquetas de Mar donde, al igual que en El Ejido, las inundaciones comenzaron la noche del lunes, en este caso, en Las Marinas donde históricamente han tenido problemas de este tipo. Para paliarlos, de hecho, se construyó una balsa de tormentas y una red de pluviales que, sin embargo, parece no haber cumplido su misión estos días de tormenta. De hecho, los vecinos de la zona se quejaban de la presencia de malos olores que atribuyen a un fallo del sistema de alcantarillado.

Aguadulce también sufrió los estragos del agua en una de sus vías principales, la avenida Carlos III, donde el agua manaba del propio alcantarillado. A ello se suma la inundación de locales y de la plaza del 501 o la acumulación de barro en Las Colinas que provocó problemas en la rotonda del Palacio de Congresos. Zonas, todas ellas, en las que las inundaciones se repiten cada vez que se producen lluvias torrenciales.

La anegación de un garaje en Vera así como la acumulación de agua en este municipio levantino fueron también motivo de alerta durante la tarde de ayer.

Fotos

Vídeos