Un juez investiga si la apertura en Huércal de una hamburguesería se hizo sin licencias ni permisos

El alcalde de Huércal del Almería, Ismael Torres, en una inauguración anterior/Ideal
El alcalde de Huércal del Almería, Ismael Torres, en una inauguración anterior / Ideal

El edil habría incurrido en un presunto delito de prevaricación

EUROPA PRESSHuércal Overa

Un juez de Almería ha abierto diligencias en relación a un restaurante de comida rápida de Huércal de Almería, que fue inaugurado por el exalcalde Ismael Torres en 2016 pero que, en la actualidad, carecería de licencia de apertura y de primera ocupación, sentido en el que la Fiscalía denunció, a partir de dichos indicios, un presunto delito de prevaricación.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes judiciales, quienes han precisado que la denuncia del Ministerio Público al apreciar supuestas irregularidades se interpuso a finales del pasado año tras el escrito elevado por el Consistorio huercalense presidido por la socialista Ángeles Castillo al constatar tal situación.

La Fiscalía formuló su denuncia ante el Decanato tras tomar conocimiento de que el establecimiento ubicado en el número 96 de la carretera nacional 340 de Huércal de Almería carece de licencia de primera ocupación y de apertura puesto que «no cumple con las prescripciones técnicas necesarias» para conseguir esos permisos.

Más información

Aunque desde el Ayuntamiento de Huércal se ha puesto en marcha el procedimiento administrativo necesario para solucionar dicha situación, el restaurante fue inaugurado el 18 de noviembre de 2016 con la presencia del ex primer edil, que también tenía atribuidas las competencias en materia de Urbanismo, a falta de obtener los permisos.

Entre las deficiencias que, en su momento, habrían impedido la formalización de los permisos se han señalado actuaciones relativas al saneamiento del establecimiento y la red de pluviales, entre otras.

Desde el Consistorio valoraron en su escrito que el motivo de proceder a inaugurar un local hostelero sin estos permisos era obtener un «rédito político» por parte del anterior alcalde, ya que incluso después de la apertura del local el expediente ha estado «dormido» y no se han solucionado las deficiencias bajo su mandato.