La gota fría deja daños en más de 300 hectáreas de invernaderos

El consejero de Presidencia y la consejera de Agricultura de la Junta de Andalucía visitaron la zona de invernaderos afectada./ J. A.
El consejero de Presidencia y la consejera de Agricultura de la Junta de Andalucía visitaron la zona de invernaderos afectada. / J. A.

Hay plantaciones inundadas, estructuras derrumbadas y destrozos en los aledaños | La superficie afectada se eleva a 1.000 hectáreas al sumar las fincas en las que se cultiva al aire libre en el Levante almeriense

JOSÉ ESTEBAN RUIZAlmería

Una nueva 'bofetada' de la climatología al campo almeriense, a su agricultura intensiva, a la que es motor económico de la provincia. La gota fría, según unas primeras valoraciones de las organizaciones agrarias, generó daños en más de 300 hectáreas de invernaderos concentrados en las zonas de La Cañada, en el término municipal de Almería, así como en la Comarca de Níjar, Campohermoso, San Isidro y Cabo de Gata, entre otros núcleos. Las inundaciones en el agro se elevan a 1.000 hectáreas, sumando áreas afectadas en el Levante Almeriense, en referencia a explotaciones en las que se cultiva al aire libre, según los datos ofrecidos por la Junta de Andalucía

Los agricultores vieron como la inversión realizada para iniciar la campaña se fue al traste. Volver a empezar. Ahora con una mochila de gastos duplicados, triplicados o multiplicados por más de cuatro o cinco para aquellos cuyas estructuras se vinieron abajo. Unos gastos, para retomar la actividad, que les van a acompañar durante todo el nuevo ejercicio agrícola, elevando la rampa en el ya complicado camino de la producción y comercialización de frutas y hortalizas.

Entre los daños se contabilizan, según apuntó Miguel Ángel Serrano, responsable del servicio técnico de Asaja, «más de 300 hectáreas de invernaderos inundadas, de las cuales alrededor de 50 hectáreas corresponden a invernaderos completamente hundidos». Entre los destrozos ocasionados por la gota fría se encuentran destrozos de las cubiertas de plásticos totales o parciales, laterales de los invernaderos, muros, interiores y exteriores de los pequeños almacenes que se encuentran en las explotaciones o embalses, entre otros.

Una de las zonas más afectadas, destacaron en Asaja y UPA, es la conocida como Rambla Morales, donde la virulencia del cauce generado por la intensa lluvia afectó con mayor gravedad a las explotaciones agrarias. «Es muy importante que las administraciones tomen conciencia de la necesidad de mantener las ramblas de la provincia completamente limpias», apostilló Francisca Iglesias, secretaria general de UPA.

Desde primera hora, los efectivos de los servicios técnicos de las organizaciones agrarias se desplazaron a las zonas perjudicadas, donde comenzaron a evaluar los daños. En los próximos días, desde Asaja, Coag y UPA trabajarán a fondo para recabar todos los informes de daños con el objetivo de que consten de cara a posteriores ayudas que puedan coordinar las administraciones, así como para la tramitación del parte al seguro agrario en caso de que lo tuviesen contratado.

Andrés Góngora, responsable de Frutas y Hortalizas de Coag y secretario general de la organización en Almería, manifestó que «es muy importante que los agricultores den cuenta cuanto antes de los daños en sus explotaciones, para que esta organización tenga perfectamente contabilizados todos y cada uno de los daños que han provocado estas intensas lluvias e inundaciones».

Además de la incidencia que tuvo en las plantaciones bajo abrigo, las lluvias afectaron también, gravemente, a explotaciones ganaderas. En este caso, algunas de ellas, como confirmaron desde Asaja, perdió gran parte de su ganado.

Tanto Asaja como Coag han manifestado estar en contacto con la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, con el fin de evaluar todos los daños generados por el temporal en el campo y valorar ayudas para que los productores puedan continuar con su actividad, que en estos momentos se ve truncada, tras llevar a cabo inversiones importantes para afrontar la campaña hortofrutícola.

Precisamente la consejera de Agricultura, Carmen Crespo y el consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, se desplazaron a la zona agrícola afectada para comprobar in situ el alcance de los daños. En compañía de la alcaldesa de Níjar, Esperanza Pérez, se acercaron a invernaderos de este municipio. Desde la Junta se mostró apoyo a los afectados y anunció que se habilitarán desde el Gobierno andaluz mecanismos de ayudas para paliar el desastre en el agro.

El temporal arremete contra una cosecha de almendra venida a menos esta campaña

La agricultura más perjudicada por el temporal en el interior y norte de la provincia, según relató a este periódico la secretaria general de UPA Almería, Francisca Iglesias, es la producción de almendra. Este año, las heladas de marzo mermaron la producción respecto a la campaña anterior sobre un 30%. Ahora, con este temporal, «se ha podido caer al suelo alrededor del 30% de la cosecha actual, a falta de una valoración exhaustiva de la situación», comentó Iglesias. Uno de los problemas con los que se encuentran estos profesionales es que el seguro -para aquellos que lo tengan- no indemniza, y el coste de recogida «se multiplica», dijo Iglesias.