La 'gota fría' activa el máximo nivel de alerta y deja caer hasta 80 litros por hora en la provincia

Rambla de Nogalte, a su paso por Pulpí, durante la tormenta de ayer. / A. CÁCERES

Hay tres carreteras cortadas en Pulpí y Úrcal | La Aemet mantiene avisos rojo y amarillo en todas las comarcas aunque durante la jornada de hoy se volverá a la normalidad, según los pronósticos

Alicia Amate
ALICIA AMATEAlmería

La DANA (depresión aislada en niveles altos, fenómeno meteorológico antes conocido como 'gota fría') que recorre de Norte a Sur y Este de la península mantiene desde ayer la práctica totalidad de la provincia almeriense en alerta meteorológica de máximo nivel. A excepción del entorno de la capital y la comarca de Poniente, que permanecieron durante toda la jornada en nivel amarillo, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) activó la alerta roja en el resto del territorio por lluvias y tormentas.

Un nivel máximo de alerta por fuertes lluvias, activo también durante esta madrugada, tras la última actualización de la agencia meteorológica a última hora de la tarde de ayer.

Carreteras cortadas

El sol brilló en la práctica totalidad del día. Sólo al final de la jornada, entrada ya la noche, empezarona a aparecer las lluvias en el valle del Almanzora y, con intensidad, sobre todo, en los municipios de Huércal Overa y Pulpí. A causa precisamente de las precipitaciones, la DGT se vio obligada a cortar las carreteras A-1201 (pk 12,5) y la A-332 8pk 33) en Pulpí, y AL-8103 (pk 0) en Úrcal. Y, a Pulpí, debido a las incidencias en las vías de acceso al casco urbano, sólo se podía llegar desde la autopista AP-7.

Las tormentas derivadas de la DANA, no obstante, se vivieron con relativa normalidad en la provincia. Al cierre de esta edición, de acuerdo a los datos aportados por la Subdelegación del Gobierno de Almería en base a las cifras de Protección Civil, se registraron cantidades «importantes» de lluvia en diversas localidades almerienses. Pulpí acumulaba la mayor concentración de precipitaciones, con hasta 78 litros por metro cuadrado acumulados en una hora. De hecho, a lo largo de la tarde, las redes sociales se llenaban de imágenes de una rambla desbordándose en el término municipal pulpileño, donde se tuvieron que cortar algunas vías anegadas. Otros de los municipios más afectados durante la jornada por las precipitaciones fueron María o Vélez-Blanco, donde se llegaron a superar los 40 litros por hora de precipitaciones.

Según los pronósticos realizados por los profesionales de la Aemet, la estabilidad volverá a las comarcas de la provincia a lo largo del día de hoy, si bien se mantendrá mañana el nivel amarillo de alerta por fenómenos costeros en todo el litoral almeriense.

Ante la llegada de episodios de fuertes lluvias y tormentas, Emergencias 112 Andalucía recomienda retirar del exterior de las casas aquellos elementos como macetas, toldos y mobiliario que pudieran ser arrastrados por el agua o el viento. Es aconsejable no aparcar vehículos ni acampar en cauces secos, ni a la orilla de los ríos; «una crecida repentina del agua puede provocar una riada y arrastrar coches, motos o caravanas», indican desde el centro coordinador de emergencias, al tiempo que apunta que lo más aconsejable en estos días de temporal sería no tener que conducir, pero si es preciso hacerlo se debe extremar la precaución y respetar al máximo las normas de circulación y las indicaciones de los paneles informativos de Tráfico.

Evitar lugares inundados

No se debe cruzar nunca en coche por lugares inundados y, ante pequeñas balsas de agua, se atravesarán con una velocidad corta y muy lentamente para que el agua no salpique el motor y lo dañe. Después, es recomendable comprobar el buen funcionamiento de los frenos.

Aunque se conozca perfectamente el camino, refieren que no se debe avanzar con un vehículo por una carretera inundada o por un puente o paso subterráneo anegado, ya que la fuerza de la corriente podría arrastrarnos. Se debe evitar, asimismo, viajar de noche dado que es en estas horas los peligros y los obstáculos en la vía son más difíciles de detectar.

En caso de tormentas, recuerdan que se deben cerrar puertas y ventanas para evitar las corrientes de aire en casas y viviendas, que atraen los rayos. En la calle, evitar buscar cobijo bajo los árboles, sobre todo si están aislados, ni tampoco en zonas elevadas, cimas de los montes o rocas altas solitarias. Insisten, asimismo, en no utilizar como refugios graneros, cobertizos, tiendas de campaña y automóviles descapotables. En las ciudades, los edificios pueden proteger de descargas eléctricas de las tormentas.

Más información