Dreambeach ya prepara el recinto de Villaricos para celebrar su sexta edición

Los operarios ya trabajan en las obras de acondicionamiento en el pinar de Palomares./IDEAL
Los operarios ya trabajan en las obras de acondicionamiento en el pinar de Palomares. / IDEAL

El festival dará empleo a un millar de personas que se irán incorporando progresivamente, siendo el 30% de los trabajadores ciudadanos cuevanos

DANIEL SERRANOCUEVAS DEL ALMANZORA

A falta de poco más de un mes para el comienzo del festival, ayer arrancaron las obras de acondicionamiento del recinto de Dreambeach Villaricos, una gigante explanada de 230.000 metros cuadrados a orillas del Mar Mediterráneo que se convertirá en el epicentro de la música electrónica en España desde el 8 hasta el 12 de agosto.

Una cuadrilla de operarios dio inicio en la mañana de ayer a las primeras labores de limpieza y desescombro del pinar de Palomares. Se trata de unos trabajos que irán en aumento durante las próximas cinco semanas, hasta alcanzar un ritmo de actividad frenético en los días previos al evento.

Según indicaron desde la organización, en esta sexta edición se dará empleo a un millar de personas entre artística, producción, hostelería, seguridad, infraestructuras, limpieza y otras labores. El empleo irá aumentando de forma progresiva en julio y agosto, y aproximadamente el 30% de las contrataciones se realizarán en el municipio que acoge el festival, Cuevas del Almanzora.

Hay que tener en cuenta que, durante la duración del festival, aproximadamente otros mil trabajadores realizan tareas auxiliares para asegurar la seguridad, el tráfico y las comunicaciones, entre personal del Consistorio local, la Diputación de Almería, la Guardia Civil, la Policía Nacional, la Policía Local y los bomberos.

Estas cifras convierten a Dreambeach en un verdadero motor de empleo y actividad en la comarca del Levante almeriense.

Levantar una ciudad con todos los servicios y la infraestructura tecnológica para cerca de 50.000 personas al día en mitad del desierto de Almería es un enorme desafío logístico. La organización ha diseñado un complejo rompecabezas para coordinar los trabajos de sus trabajadores y proveedores.

La meta es que el 8 de agosto la música comience a sonar y que los asistentes disfruten de todas las comodidades para una experiencia cultural, social y de ocio de alta calidad.

Tras la limpieza del pinar, que proporciona sombra natural a parte del área de acampada, un grupo de unos 20 operarios comenzará la próxima semana a preparar la zona de sombra artificial. Para ello en primer lugar colocarán miles de estacas y, a pocos días del evento, instalarán encima de ellos los toldos de rafia que protegerán a los dreamers del sol. En total, unos 30.000 jóvenes vivirán durante cinco días como huéspedes en la zona de camping.

En la segunda mitad de julio comenzarán las obras en el recinto de conciertos. En esta fase entrarán en liza los equipos de ingeniería y la maquinaria pesada: 20 carretillas elevadoras, 10 plataformas de altura, excavadoras o tractores, entre otros.

Como es sabido, uno de los mayores reclamos de Dreambeach 2018 es su escenario principal, un coloso tecnológico de 70 metros de ancho y 30 de alto equipado con 400 metros cuadrados de pantallas LED.

Las entradas pueden adquirirse en la página web www.dreambeach.es, en oficinas de Correos y plataformas como Entradas a tu alcance, el Corte Inglés, Ticketmaster, Ticketea y EntradasGO.

Fotos

Vídeos