Un drama natural visible desde el espacio exterior

La zona que ha ardido captadas por Sentinel, el satélite de la Agencia Espacial Europea. /
La zona que ha ardido captadas por Sentinel, el satélite de la Agencia Espacial Europea.

José Nicolás Ayala, alcalde de Terque, no podía poner paños calientes a la desolación de los vecinos que plañían ante la pérdida de un bello paisaje de pinos y matorral que tardará décadas en volver a ser lo que era

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELES

«Las imágenes son terribles». José Nicolás Ayala, alcalde de Terque, no podía poner paños calientes a la desolación de los vecinos, que plañían ante la pérdida de un bello paisaje de pinos y matorral que tardará décadas en volver a ser lo que era. El drama es ese: el paisaje, el entorno de la vida diaria, ya no será jamás el mismo.

Los vecinos de Terque, Bentarique y otros municipios de alrededor rememoran el año 91, cuando el fuego asoló 8.000 hectáreas en la Sierra de Gádor. Nunca fue igual. Y este fin de semana, gran parte de la reforestación posterior acabó siendo de nuevo pasto de las llamas, como víctimas de una maldición imposible de sortear.

La devastación se ve a pie de pista. Ayala subía ayer con técnicos del Infoca y de las delegaciones territoriales de la Junta en Almería y observaba una naturaleza muerta y ennegrecida, como si el otoño y la tizne hubiera dejado a los árboles pelados y del color de los tizones -en los que, lamentablemente, su madera ha acabado convertida-.

Más información

Pero también es visible más allá, mucho más allá, desde fuera del planeta. El satélite Sentinel-3 de la Agencia Espacial Europea en su mapeo constante -y gracias a los avanzadísimos sistemas de medición con los que cuenta- permitía observar la catástrofe natural en su plena dimensión: el incendio de Terque ocupa, aproximadamente, lo que el núcleo principal de la ciudad de Almería. Y todo quedó reducido al gris y el negro de las cenizas.

Este mapeo, que se ejecuta por el satélite Sentinel-3 en el marco del programa Copérnico de la Unión Europea, permite de forma habitual el estudio de la temperatura superficial y los cambios en el nivel del mar, de la calidad de las aguas, la monitorización de la extensión y espesor de las banquisas (el hielo marino), y también permite monitorizar las coberturas del suelo, la salud de la vegetación y detectar incendios forestales. Es gracias a herramientas como esta que los expertos logran calcular la superficie afectada por los fuegos de forma prácticamente automática e inmediata. Aunque conocerla sea un motivo para enojarse y entristecerse.

Cerca de 70 horas de lucha para dar por controlado el fuego

El Dispositivo para la Prevención y Extinción de Incendios Forestales de Andalucía (Infoca) dio ayer a las 19.45 horas por controlado el fuego de Terque, originado según las primeras hipótesis por un rayo durante la madrugada del sábado. Eso permitió la retirada de parte de los efectivos del operativo, como los soldados de la UME. Según los cálculos efectuados por el Infoca, la superficie finalmente afectada se eleva, concretamente, a 1.191,28 hectáreas de terreno con diversos grados de alteración. Si no hay imprevistos, hoy podría quedar ya totalmente extinguido.