Coitaal pide la equiparación de la receta fitosanitaria con la receta médica

Presidenta de Coitaal./
Presidenta de Coitaal.

Plantea que sea expedida por colegiados titulados de las ramas agrícola, agrónoma o forestal por su formación específica

J. E. R.Almería

El Colegio Oficial de Ingenieros Agrícolas de Almería (Coitaal) reclama la necesidad de presentar la prescripción (receta) para poder adquirir ciertos productos fitosanitarios, además de que la expedición de esta receta se haga por los ingenieros que tienen la formación necesaria. Esta es una de las conclusiones a las que llegó después de la reunión mantenida en la sede colegial en la que los ingenieros agrícolas ven «muy conveniente la obligatoriedad de la receta de medicamentos fitosanitarios que expida un Ingeniero como profesional que tiene el conocimiento más completo sobre los cultivos, para manejarlos correctamente y obtener una cosecha óptima con prácticas agrícolas sostenibles», explicó la presidenta de Coitaal, María Teresa García.

Y es que a día de hoy, cualquier titulado universitario que haya superado 40 Ects (Sistema Europeo de Transferencia y Acumulación de Créditos) está habilitado legalmente en España para recomendar tratamientos fitosanitarios. Así lo contempla, informó Coitaal, en su Anexo II el RD 1311/2012, donde se especifica que además de las ingenierías de las ramas agrícola, agrónoma y forestal, cualquier otro titulado universitario puede llegar a realizar esa función. «Una gran paradoja ya que puede darse el caso de que cualquier graduado, por ejemplo en ramas de Humanidades como podrían ser Derecho, Comunicación o Historia, en menos de un curso académico, podrían actuar como asesores de campo y por lo tanto prescribir medicamentos fitosanitarios, frente a los 4 años como mínimo que necesitan las ingenierías antes mencionadas», apostillaron desde el Colegio Oficial de Ingenieros Agrícolas de Almería.

Por ello, a su juicio, «es necesario» limitar la expedición de la receta sanitaria a los ingenieros «que realmente están cualificados para ello y que tienen la formación teórica y práctica que los capacita para entender la gestión integrada de plagas», un concepto complejo que va mucho más lejos de saber distinguir unas plagas de otras y de conocer algunos productos fitosanitarios. «Si una ingeniería necesita cuatro años de formación universitaria es porque ofrece un conocimiento más completo de los cultivos, su fisiología, su nutrición y el control ambiental, entre otras cuestiones que hay que saber manejar correctamente para obtener una cosecha óptima con prácticas agrícolas sostenibles», dijo García.

Así, el Colegio Oficial de Ingenieros Agrícolas de Almería reivindica la equiparación urgente de la receta fitosanitaria con la receta médica y la receta veterinaria.