Casi 800 alumnos comienzan el curso en las Aulas Hospitalarias de Almería

La delegada de Educación conversa con un familiar durante la visita al aula hospitalaria de Torrecárdenas, ayer. /RUBÉN ALONSO
La delegada de Educación conversa con un familiar durante la visita al aula hospitalaria de Torrecárdenas, ayer. / RUBÉN ALONSO

Los menores ingresados en Torrecárdenas, La Inmaculada y Poniente cuentan con docentes que dan continuidad a su desarrollo educativo

J. L. P.ALMERÍA

El Aula Hospitalaria del Complejo Hospitalario Torrecárdenas ya se ha puesto en marcha con motivo del inicio del curso escolar 2018-2019, motivo por el cual los alumnos recibieron ayer la visita de los delegados provinciales de Salud y Educación, José María Martín y Francisca Fernández, que departieron con los jóvenes y con el equipo docente del centro hospitalario, integrado por cuatro profesionales, que se encargan de garantizar la continuidad del proceso educativo de los niños que requieren atención hospitalaria.

Cada curso escolar alrededor de 800 menores reciben atención por parte de los equipos educativos de las aulas de los hospitales de Torrecárdenas, La Inmaculada y Poniente. Estos menores participan en actividades lúdicas y formativas, con el objetivo de impulsar su desarrollo intelectual, afectivo y social, durante el periodo que dura su hospitalización. José María Martín explicó durante la visita al Hospital Torrecárdenas que «al igual que en el cualquier colegio, las aulas hospitalarias han iniciado esta semana el nuevo curso escolar, para garantizar el derecho a la educación de los niños que deben permanecer ingresados y evitar que la enfermedad que los ha llevado al hospital pueda interferir en su formación». Martín señaló que «a través de estas aulas se llevan a cabo también actividades lúdicas y de ocio, que ayudan a hacer más llevadera la estancia en el hospital y mejoran la calidad de vida».

Contacto permanente

Francisca Fernández señaló que «los docentes de los equipos educativos de las Aulas Hospitalarias están en permanente contacto con los maestros de los colegios de los menores hospitalizados, coordinando la atención que éstos reciben y manteniendo la continuidad del proceso educativo». El trabajo desarrollado por los maestros de estas aulas tiene como objetivo paliar el absentismo escolar motivado por los problemas de salud de los menores ingresados, así como facilitar la continuidad educativa y ofrecer a los pequeños de 3 a 16 años la posibilidad de disfrutar de un ambiente distendido y lúdico, que les ayude a sobrellevar su enfermedad.

Las aulas hospitalarias se ubican en las áreas de Pediatría de los distintos centros de la provincia y permanecen abiertas de 9 a 14 horas, de lunes a viernes, a lo largo del curso escolar. Durante los fines de semana y los periodos no lectivos, como las vacaciones de Navidad, Semana Santa o la época estival, suelen acoger además actividades desarrolladas por voluntarios de distintas organizaciones, como Cruz Roja o la Asociación de Padres de Niños Oncológicos Argar.

Atención y asesoramiento

La puesta en marcha de estos espacios está regulada por un acuerdo de colaboración entre las consejerías de Salud y Educación, que permite su habilitación para atender las necesidades educativas de los pequeños hospitalizados y facilitar el contacto entre los docentes hospitalarios y los de los centros educativos, para seguir, en la medida de lo posible, el ritmo del curso escolar. En ellas, los docentes tratan de asegurar la continuidad del proceso de enseñanza del niño y ofrecen asesoramiento a los padres con el fin de facilitar su colaboración en las actividades programadas.

La labor desarrollada en las aulas hospitalarias forma parte del conjunto de actuaciones que se llevan a cabo dentro del Plan Integral de Atención al Niño Hospitalizado de la Consejería de Salud, para humanizar y desdramatizar la estancia de los más pequeños en los hospitales. Esta estructura permite coordinar toda la asistencia que se presta, así como las actividades que se desarrollan para mejorar el paso de los niños por los hospitales, con el fin de garantizarles una atención integral cuidando aspectos tan importantes como los afectivos, pedagógicos, lúdicos, sociológicos y psicológicos.

El Complejo Hospitalario Torrecárdenas cuenta con tres espacios educativos diferenciados: un aula para los niños con patologías oncológicas, otra en Hemodiálisis Pediátrica y otra para el resto de los menores ingresados. Un equipo conformado por cuatro docentes se encarga de dar continuidad a su proceso educativo. El pasado año hubo más de 2.800 atenciones educativas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos