Almería rompe su techo histórico y cierra agosto con un 20% más de visitantes

Turistas descienden de la Alcazaba, uno de los focos turísticos. /R. I.
Turistas descienden de la Alcazaba, uno de los focos turísticos. / R. I.

Más de 200.000 personas, una cifra similar a la población de la capital almeriense, elige la provincia como destino turístico

Miguel Cárceles
MIGUEL CÁRCELESALMERÍA

El mes de agosto de este año ha roto cualquier techo histórico de visitantes que haya tenido jamás la provincia de Almería. Según los datos de la Estadística de Ocupación Hotelera referentes al octavo mes del año corriente, más de 260.000 personas optaron por alguno de los 103 municipios de Almería para alojarse en hoteles y hostales. Esta cifra, cabe recordar, no incluye a quienes optan por otros establecimientos para sus vacaciones: segundas residencias, viviendas turísticas o acampamentos.

Estas 263.476 personas contabilizadas por el Instituto Nacional de Estadística suponen un crecimiento de, atención, el 20% respecto de las cifras arrojadas el pasado año, cuando se quedó en un aún así entonces récord hasta el momento de 219.463 visitantes. La estadística sube en todo: en viajeros, en turistas nacionales, en visitantes extranjeros e incluso en pernoctaciones. Sin embargo, y paradójicamente, esta cifra queda muy lejos del 20% de crecimiento que sí que aporta el número de visitantes. La cifra de noches de hotel contratadas ascendió a 1.070.271. Es, apenas, un 0,3% más de lo que se obtuvo el mismo mes del pasado año. Esto advierte de un cambio radical de tendencia: vienen más turistas, pero se quedan menos tiempo en Almería.

Cabe recordar que las circunstancias de localización y comunicaciones de Almería juegan a favor de que éste sea uno de los territorios del país con una mayor estancia media de los turistas: en torno a cinco días por viajero. Es una cifra muy similar a la que arrojan territorios insulares (las Canarias o las Islas Baleares) así como las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Con estas cifras sobre la mesa se advierte una reducción de la estancia media. El dato no es baladí. El pasado año, la estadística arrojaba 4,86 pernoctaciones por cada turista alojado en hoteles y hostales de la provincia de Almería. Este año el dato cae ostensiblemente hasta 4,06 pernoctaciones por viajero. Y todo ello sin que haya habido un cambio radical en la estructura de comunicaciones: un crecimiento muy importante en vuelos, destinos y pasajeros del Aeropuerto de Almería, o la inauguración de infraestructuras competitivas para la llegada de turistas (autovías o ferrocarriles de Alta Velocidad). Estos cambios radicales suelen ser los que están detrás de la caída de la estancia media pese al incremento de turistas y pernoctaciones. Este comportamiento, por ejemplo, se observó en destinos como la Costa del Sol o la Costa Blanca cuando llegaron a Málaga y Alicante los primeros trenes de Alta Velocidad.

En cuanto al tipo de turista, Almería sigue siendo un destino eminentemente nacional. Apenas el 21,7% de los viajeros que se hospedaron en agosto en hoteles y hostales de la provincia de Almería eran de una nacionalidad diferente a la Española. Esta cuota (un extranjero por cada cuatro españoles) es la que se mantiene de forma casi continuada en Almería en las últimas décadas, incluso pese al amplio despliegue de vuelos de bajo coste en la terminal aeroportuaria de El Alquián.

En cuanto al acumulado durante los primeros ocho meses, el crecimiento es bastante inferior al demostrado durante el mes de agosto. Concretamente, se alcanzó -de nuevo, lleva siendo así el último lustro- el millón de viajeros hospedados en Almería a mitad del mes de agosto. Y se cerró el mes con la histórica cifra de 1.084.695 turistas. Sin embargo, esta espectacular cifra es un 6,34% superior a la arrojada en el mismo periodo de tiempo, los ocho primeros meses. Esto arroja como conclusión que, pese a las políticas públicas para intentar desestacionalizar la actividad turística en Almería, sigue siendo el verano -y más concretamente el mes de agosto- cuando se concentra un mayor número de visitantes en los municipios de la provincia de Almería.

En cuanto a pernoctaciones, la suma de los ocho primeros meses arroja 4.159.768 noches de hotel contratadas. Frente a las 4.153.026 del pasado año, supone un 0,16% de incremento. Esto es: se puede hablar de estancamiento en los resultados de los principales servicios turísticos, los hoteles, frente a un creciente flujo de visitas que optan por quedarse menos días en la provincia de Almería.