Agricultores y ganaderos pactan un frente común para lograr una PAC «fuerte y justa»

Agricultores y ganaderos pactan un frente común para lograr una PAC «fuerte y justa»

Las organizaciones agrarias Asaja, Coag y UPA y Cooperativas Agro-alimentarias sellan un acuerdo para unir sus fuerzas en la negociación

J. E. R.ALMERÍA

Las organizaciones profesionales agrarias Asaja, Coag y UPA y Cooperativas Agro-alimentarias firman un pacto para defender, en el proceso de negociaciones, una Política Agraria Común (PAC) fuerte y con un presupuesto suficiente. «España se juega mucho en el debate de reforma de la PAC», recordaron. Por eso el sector agrario «une su voz para defender este instrumento que debe asegurar la sostenibilidad de las explotaciones y garantizar el futuro de los productores y productoras de alimentos».

El documento sienta las bases para la defensa de «una PAC justa en el debate europeo de reforma de esta política y unifica la voz del sector sobre una importante base de puntos en común». Los firmantes aseguraron que el documento era «muy esperado por los profesionales de la agricultura y la ganadería, que demandan a sus representantes unidad de acción en temas clave».

Cooperativas, Asaja, Coag y UPA coinciden «plenamente» en la necesidad de contar con una PAC fuerte y común. «Es el mejor instrumento para conseguir la sostenibilidad de las explotaciones y garantizar el futuro de nuestros productores, y la única manera de cumplir con las aspiraciones que nos ha marcado la sociedad española y europea».

Las primeras propuestas marcadas por la Comisión Europea plantean recortes de la inversión destinada a la PAC del 4,5% en precios corrientes, destacando el recorte en desarrollo rural , un 16,5%, mientras que en el capítulo de mercados y pagos directos el recorte sería del 3,9%. «No lo podemos consentir», declararon en el pacto.

La crisis económica, los retos geopolíticos externos e internos, como el Brexit, el crecimiento de movimientos antieuropeos, el reto medioambiental y los efectos del cambio climático, así como las nuevas prioridades políticas marcadas por la Comisión Europea en materia de defensa y seguridad común «no deben abordarse a costa de la PAC», valoraron las organizaciones.

«Desmantelar la PAC o renacionalizarla tendría consecuencias imprevisibles para la delicada economía agraria, para las zonas rurales y para el medio ambiente, y pondría en peligro el valor añadido que supone contar con un mercado único», afirmaron, por lo que hicieron un llamamiento a la sociedad y a todas las instituciones públicas y políticas a que «apoyen y defiendan una PAC común y financiada adecuadamente».

Desde sus orígenes, el proyecto europeo de la PAC fue concebido para proporcionar una alimentación sana, de calidad y a precios razonables a la sociedad. Además, mediante esta política se busca conseguir condiciones de vida y oportunidades económicas similares en las zonas rurales y urbanas, evitando el éxodo rural y reequilibrando la ocupación del territorio.

«Renunciar a la PAC es renunciar a una parte fundamental de la realidad y de la historia de la Unión. Debilitar la única política realmente integrada en la Unión no es construir más Europa, sino optar por decisiones y medidas cosméticas que no servirán para afrontar los importantes retos a afrontar».

Fotos

Vídeos