«Soy agricultor desde los 18 años y no quiero que esto se pierda»

Juan Jiménez, agricultor y vecino de Adra./IDEAL
Juan Jiménez, agricultor y vecino de Adra. / IDEAL

La campaña 'Cómete un Pimiento', lanzada desde su invernadero en Adra, se hace viral en las redes sociales en defensa de la agricultura almeriense Juan Jiménez Agricultor y 'agroyoutuber'

MARÍA TORRESADRA

Pertenece a una generación de agricultores que, no sólo se ha criado desde chico entre invernaderos, sino que también ha elegido la agricultura como medio de vida. A sus 26 años, tiene claro que su presente y su futuro está en la huerta de Europa y así lo defiende cada día con las herramientas que tiene a su alcance. Hace apenas tres semanas usó sus redes sociales para difundir un alegato a favor del pimiento de Almería, de su consumo y de sus propiedades nutricionales. Con más de 60.000 reproducciones, su mensaje se ha vuelto viral. Decenas de personas se han sumado a la invitación de comer hortalizas en general y pimientos en particular. El artífice de esta campaña se llama Juan Jiménez, es agricultor y vive en Adra.

-¿Sorprendido por la respuesta obtenida?

-Sí, muy sorprendido, esto casi que se me ha ido de las manos. Nunca imaginé que un vídeo que primero pasé a mis amigos y luego subí a Facebook, animando a la gente a consumir más pimiento de Almería y menos turrón en Navidad, provocase un aluvión de comentarios y de vídeos de personas comiéndose un pimiento. He recibido felicitaciones, ya no sólo en Adra, sino desde Valencia, Mallorca, Tenerife, Cantabria y hasta Argentina. También de muchos agricultores, de alhóndigas y cooperativas de la zona, de semilleros, del alcalde de mi pueblo y, gracias a programas de televisión como Andalucía Directo, hemos conseguido el reto de que Juan y Medio o Ángel Acién también se coman un pimiento. David Bisbal parece que se va a sumar al final.

«Hay problemas para llegar a final de mes. Llevamos dos años con la soga al cuello»

-¿Cuál fue originalmente su pretensión?

-Simplemente dar a conocer el trabajo que se hace en Almería y defender, en este caso, a lo que yo me dedico, al pimiento principalmente. Me da coraje que se haga con otros tantos productos y no con los nuestros. Las hortalizas son muy beneficiosas para salud y hay que consumir más, especialmente los niños. No busco fama.

-Algunos hablan de que se ha convertido en un 'agroyoutuber'. ¿Tiene previsto subir más vídeos relacionados con la agricultura?

-Sí, para la campaña de sandía y melón. Quiero aprovechar el tirón que ha tenido 'Cómete un Pimiento' para seguir defendiendo la agricultura de Almería.

-¿Por qué tanto interés?

-Porque me gusta ser agricultor. Lo soy desde los 18 años. Porque soy hijo y nieto de agricultores y porque no quiero que esto se pierda. Cada vez hay más trabas para salir adelante.

-¿Cómo es su día a día?

-Me levanto antes de las siete de la mañana, recojo a mi gente -dos empleados- y empezamos a trabajar en el invernadero a las ocho de la mañana. Trabajo con mi padre. Entre los dos tenemos cuatro hectáreas que dedicamos al pimiento y a la sandía o al melón. Paramos un rato para comer y a las cuatro y media de la tarde cargo el camión para llevarlo a la alhóndiga. Después de dar varios viajes al invernadero y preparar el material del día siguiente, regreso a casa. Casi siempre, de noche.

«Las ayudas de la Unión Europea no llegan al campo, se pierden por el camino»

-¿Cuáles son las principales dificultades a las que se enfrenta?

-El coste de producción cada vez es mayor y los precios son cada vez más bajos. Además, cada vez hay más competencia para nuestra agricultura y nos llegan muchos productos de otros países que no cumplen los requisitos o las normas que a nosotros sí se nos exige.

-¿Cuesta llegar a fin de mes?

-Claro que cuesta. Si no fuera por la ayuda de mi padre, que a veces la necesito, no podría vivir. Tengo una pequeña finca a renta y el coste de producción por metro es de dos euros. Llevamos dos años malos con los precios y con la soga al cuello. De los beneficios que se obtienen, tienes que dejar algo para la campaña siguiente y no es fácil que al final te quede algo. Al contrario de lo que la gente piensa, la mayoría del sector está formado por pequeños agricultores que intenta sacar adelante a su familia y a la familia de quienes trabajan para él . No llevamos grandes coches ni somos ricos.

-¿Le molesta especialmente alguna crítica?

-Que explotamos la mano de obra. A mí me gustaría pagarle más a mis empleados, pero no puedo. Son muchos los gastos que tengo. Y la de los inmigrantes... Cuando hay tantas personas de fuera trabajando en Almería y se quedan con nosotros, no estarán tan mal.

-¿Qué tipo de ayuda necesita el sector agrícola desde su punto de vista?

-Hay que concienciar a la gente para que consuma más verdura, hay que vigilar el etiquetado y hay que controlar las ayudas. Las que llegan de la Unión Europea no llegan al campo, se pierden por el camino. Es muy costoso empezar de cero por culpa de un tornado o de una tormenta de granizo. Son muchos los agricultores que han abandonado y yo no quiero que esto se pierda. Somos la huerta de Europa y entre todos tenemos que apoyar la agricultura de Almería.

-¿Qué espera de los dirigentes políticos?

-Que de verdad propongan soluciones a los problemas reales del agricultor.

 

Fotos

Vídeos