Almería cierra 2016 con 12 muertes en el 'tajo', tres más que el año anterior

La última muerte laboral se produjo hace dos semanas./
La última muerte laboral se produjo hace dos semanas.

Los sindicatos se concentran por la última muerte acontecida el pasado 25 de diciembre en Michelin y piden más prevención laboral

F. G.ALMERÍA

Miembros de los sindicatos Comisiones Obreras (CC OO) y UGT se concentraron ayer a las puertas del edificio sindical ante el último accidente laboral con resultado de muerte en la provincia de Almería, que tuvo lugar el pasado 25 de diciembre, día de Navidad, en el Centro de Experiencias Michelin de Níjar. Un hombre de 62 años falleció en un accidente de circulación en el que también resultó herido un compañero. Los primeros datos apuntan a que ambos cayeron por una zanja e impactaron con el borde transversal de la vía, lo que ocasionó la muerte del conductor.

Un fallecimiento que eleva a doce el número de muertes en el tajo registradas en territorio almeriense durante el 2016, tres más que en el año anterior. Según la estadística facilitada por UGT a este periódico, enero, marzo y agosto fueron los meses que registraron más fallecidos en accidentes laborales en la provincia de Almería durante el pasado año.

En este sentido, ambos sindicatos criticaron el «déficit» en materia de prevención de riesgos laborales y reivindicaron a la Administración más recursos, toda vez que, la secretaria general de UGT Almería, Carmen Vidal, señaló que «no pueden seguir muriendo personas en los centros de trabajo».

«Ya es hora de que la Administración ponga en marcha las medidas y recursos necesarios para evitar que se produzcan más accidentes laborales, así como facilitar formación a los trabajadores y trabajadoras para conozcan las medidas a adoptar en materia preventiva», especificó la dirigente de UGT.

Por su parte, el coordinador provincial de CC OO, Juan Pallarés, manifestó que «las cifras nos muestran que en esta provincia algo estamos haciendo mal. Todos los accidentes se pueden evitar y para ello es necesario que sindicatos, Administración y sobre todo, los empresarios trabajemos de forma conjunta».

Para Pallarés, «hasta que los empresarios no se conciencien e inviertan de verdad en seguridad en sus empresas esta lacra no va a parar, por lo que les pedimos que echen toda la carne en el asador para extremar las medidas de seguridad y a la Administración que vele para que se cumpla la Ley, para evitar así que más personas pierdan la vida en su puesto de trabajo».