Más de 18.500 alumnos están ya autorizados para el comedor escolar

La delegada provincial de Educación, Francisca Fernández, durante una visita a uno de los comedores escolares./IDEAL
La delegada provincial de Educación, Francisca Fernández, durante una visita a uno de los comedores escolares. / IDEAL

El incremento de plazas con respecto al pasado curso es de 694 y el Maestro Padilla y el San Fernando se incorporan en este nuevo ciclo

J. L. P.ALMERÍA

Un total de 18.587 alumnos tienen ya plaza autorizada de comedor escolar durante el nuevo curso 2018-2019 en Almería. La Junta oferta esta medida de apoyo a las familias en 175 centros de la provincia, con la incorporación de los colegios de Infantil y Primaria Maestro Padilla y San Fernando, e incrementa este curso en 694 las plazas respecto al anterior.

Este servicio complementario se ofrece a un precio público de 4,38 euros diarios y, además, se cuenta con un sistema de bonificaciones para hacerlo más accesible. Estas ayudas pueden ir desde el 100% para las familias con más dificultades económicas hasta el 10%, disfrutando las familias monoparentales de un régimen especialmente favorable. También están exentos de pago los alumnos que tienen que salir fuera de su localidad de residencia para asistir a su centro docente y no disponen de transporte escolar al mediodía, así como aquellos que, por motivos familiares, se encuentren en situación de dificultad social extrema o riesgo de exclusión, incluidos los hijos de mujeres víctimas de violencia de género.

Los comedores escolares se generalizaron a partir de año 2002 con el desarrollo de los planes de apoyo a las familias andaluzas y de ampliación de horarios de centros educativos. Desde entonces se ha ido extendiendo no sólo como un servicio dirigido a facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral, sino como una importante medida para mejorar los hábitos alimenticios de los alumnos y prevenir problemas de salud como la obesidad.

Revisión y control

Los menús son supervisados cada mes y se ajustan a las recomendaciones de la Consejería de Salud y del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en cuanto a los estándares de calidad y alimentación saludable. Los comedores promueven así una alimentación completa que está supervisada por nutricionistas y que, entre otros aspectos, se caracteriza por la presencia diaria de verdura y fruta fresca; el uso de aceite de oliva virgen extra; una mayor proporción de pescado que de carnes; la limitación de alimentos precocinados y fritos y la apuesta por la dieta mediterránea y los productos ecológicos.

El servicio de comedor incluye la presencia de monitores que deben atender a los escolares durante las comidas y en el tiempo anterior y posterior a las mismas. De este modo, debe haber al menos un monitor por cada 15 comensales en Educación Infantil de segundo ciclo; uno por cada 25 en Primaria y uno por cada 35 en Secundaria Obligatoria.

Nueva normativa

La nueva normativa que entró en vigor el curso pasado y que regula los servicios complementarios en Andalucía para el curso 2018-2019 garantiza el acceso al aula matinal y al comedor en los centros que cuentan con estas prestaciones a todos los escolares cuyos tutores legales realicen una actividad laboral o profesional remunerada que justifique la imposibilidad de atenderlo en el horario establecido para la prestación del servicio. Esta circunstancia puede ser acreditada en cualquier momento del curso en el que se produzca. Esto supone una mejora muy significativa con respecto a la normativa anterior ya que esta limitaba la solicitud de plaza en aula matinal y comedor escolar al período de matrícula, en la primera semana de junio, y eran las circunstancias laborales acreditadas en ese intervalo temporal las que determinaban el baremo para acceder a una plaza. El número de plazas también estaba limitado a un determinado número de puestos ofertados. Ahora el Decreto y la Orden Reguladora de estos Servicios Complementarios consolida como derecho el acceso a los servicios de aula matinal y comedor escolar por necesidades de conciliación laboral, sea cualquier sea el momento del curso en el que éstas se acrediten.

La delegada de Educación, Francisca Fernández, se refirió «al compromiso de la Junta con las familias» y a los servicios complementarios fuera del horario lectivo como «un instrumento que favorece la conciliación de la vida laboral y familiar y la igualdad de oportunidades». El objetivo, con estas medidas, es alejarse de la polémica que ha rodeado esta servicio durante los últimos cursos con las AMPAs.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos