400 años educando

PEDRO MENA

NUESTRA columna de hoy va dedicada a un Instituto Educativo singular de Almería: La Compañía de María que el próximo sábado, día 7 de abril, celebra el IV Centenario de su existencia. La historia comenzó en Burdeos con una figura clave: la fundadora, Juana de Lestonnac y una razón de ser: 'atreverse' a instruir a la mujer, hecho verdaderamente revolucionario en 1607. Efectivamente fue el primer centro educativo femenino de la historia (en este sentido, hizo una aportación decisiva a la historia de la educación) y hoy alberga en sus aulas a niños y jóvenes de ambos sexos y de distintas razas y lenguas. Sin embargo, la Compañía aglutina a todos bajo un mismo objetivo: enseñar a vivir según los ideales del humanismo cristiano que se han transmitido generación a generación y que han ido forjando una historia propia. Juana de Lestonnac, mujer verdaderamente excepcional y muy avanzada de mentalidad, se quiso dedicar por entero a la educación de la juventud con ese estilo cercano y sencillo que caracteriza desde entonces a sus profesores. De ahí el sobrenombre por el que se conoce a la Compañía de María en el mundo: 'La Enseñanza'. La Compañía de María se fue extendiendo como la pólvora y no sólo por Francia sino que desde allí irradió a Europa, América y, posteriormente, a Asia y África hasta estar presente en muchos rincones del planeta. A España llega en 1650 (Barcelona) y la segunda fundación en nuestro país fue Tudela en el año 1688. Esta Casa será fundamental para la historia de Almería ya que, desde las entrañables tierras navarras, saldrían las religiosas enviadas para fundar el Convento-Colegio de Almería. Y es que, en 1885, esta Orden Religiosa se estableció en Almería y, en sus más de 120 años de historia, ha sido un referente obligado para la ciudad y muchos de sus ciudadanos. La Compañía ha tenido y sigue teniendo un gran significado como uno de los más insignes y prestigiosos centros de enseñanza. Destaca no sólo por su antigüedad y gran valor artístico del edificio, sino también por una línea educativa centrada en la pedagogía del amor al prójimo y en la presencia constante junto a sus alumnos. Además de estas cualidades, nuestro Colegio encierra un gran tesoro: los recursos humanos, pues tenemos la suerte de contar con unos profesores y con unas religiosas que trabajan con entrega y esfuerzo constante. Toda esta misión va volcada hacia la idea de formar chicos y chicas con una moral evangélica, es decir, queremos que de nuestras aulas salga 'buena gente', jóvenes comprometidos, capaces de luchar por una sociedad más justa. Este proyecto cristiano mundial al servicio de la educación de la juventud sigue muy vivo ya que la Compañía de María está creciendo en todos los rincones del planeta y cada día son más las familias que depositan en nosotros toda la confianza para formar a sus hijos.

Hoy, la Compañía está presente en Almería no sólo a través del Colegio de la calle Obispo Orberá sino también con la Residencia Universitaria de la calle San Leonardo y por la gran labor social que en barrios como Los Angeles o La Chanca viene desarrollando desde hace muchos años. Mención especial merece la Fundación Internacional de Solidaridad de la Compañía de María, una ONG que lucha por erradicar la pobreza en el mundo a través de la educación y que, en estos últimos meses, está dedicando todos sus esfuerzos humanos y económicos al proyecto de construcción de una Escuela en el Congo (Mobokoli), uno de los lugares más desfavorecidos del planeta.

Fotos

Vídeos