Un taller de empleo elabora cuentos en lengua de signos

El proyecto, pionero en España, cuenta con una subvención de la Junta de Andalucía cercana a los 224.000 euros

MÓNICA SÁNCHEZALMERÍA
VISITA. García Varela, en el centro, y Alfredo Gómez, a su izquierda, en el taller. /IDEAL/
VISITA. García Varela, en el centro, y Alfredo Gómez, a su izquierda, en el taller. /IDEAL

La elaboración de material didáctico en lengua de signos dirigido a niños con dificultades auditivas constituye el principal objetivo de un taller de empleo promovido por la Federación Andaluza de Asociaciones de Personas Sordas (FAAS), y financiado por la Junta de Andalucía con cerca de 224.000 euros. Los participantes en esta iniciativa son doce desempleados mayores de veinticinco años, que están elaborando cuentos clásicos infantiles adaptados al lenguaje de signos.

El taller, una experiencia pionera en España, fue visitado ayer por el delegado de Empleo de la Junta de Andalucía en Almería, Clemente García Varela, que calificó el proyecto como muy interesante ya que, «además de favorecer la formación para el empleo de doce personas paradas, conlleva la elaboración de materiales dirigidos a la enseñanza de niños con esta minusvalía, que son muy escasos en nuestro país».

El carácter único de esta iniciativa es una de las características destacadas durante su intervención por García Varela, que aseguró que «la Junta va a apoyar siempre este tipo de proyectos».

Los participantes en el taller están desarrollando DVDs en formato de texto y audiovisual de cuentos como 'Caperucita roja', 'El gato con botas', 'El patito feo' o 'Blancanieves y los siete enanitos', entre otros, hasta completar un total de diez. En cada volumen, un alumno narra la historia en lengua de signos, acompañada por sus propios dibujos realizados con programas de diseño gráfico.

En esta experiencia toman parte nueve mujeres y tres hombres, la mitad de los cuales tienen una discapacidad auditiva. De ellos, dos proceden de Rusia y otros dos de Rumania. Para ellos, la experiencia resulta más complicada por el idioma, aunque manejan con fluidez la lengua de signos de nuestro país, ya que viven en España desde hace varios años.

Signos españoles

Las clases son impartidas por monitores sordos, que se expresan en lengua de signos española. Este idioma, a pesar de la creencia popular, no es el mismo en todos los paises, ya que los signos se adaptan a cada cultura y el conjunto idiomático tiene sus propias características en cada zona del mundo. Sólo algunas 'palabras', muy básicas, son comunes a todas las culturas.

El hecho de que el taller se desarrolle íntegramente en lengua de signos no supone ningún problema para los alumnos oyentes, ya que dominan a la perfección esta forma de expresión.

En el transcurso de la visita al taller, García Varela manifestó que la especialidad en la que se centra este proyecto, el material didáctico para niños sordos, tiene «un futuro prometedor, ya que la sociedad está cada vez más concienciada de la necesidad de garantizar la igualdad de oportunidades y la accesibilidad universal a las personas con discapacidad, como también recoge la legislación, objetivo que tratamos de alcanzar con este proyecto».

En este sentido, el presidente de la FAAS, Alfredo Gómez, recalcó que «la lengua de signos está ya reconocida por el Estatuto de Autonomía», y adelantó que una vez que estén desarrollados los cuentos, «se le propondrá a la Consejería de Educación que se utilicen como material didáctico en los cursos de Primaria».