La recuperación de la memoria histórica ubica dos fosas comunes

Documentados entre 300 y 400 fusilados y más de 6.200 expedientes .Ingenio y refugios son los recuerdos recurrentes de los supervivientes

I-F. ALMARZAALMERÍA
HISTORIA. Tramo de la galería rehabilitada de los refugios de la Guerra Civil bajo el Paseo. /IDEAL/
HISTORIA. Tramo de la galería rehabilitada de los refugios de la Guerra Civil bajo el Paseo. /IDEAL

Dos fosas identificadas y ya inscritos en el Mapa de fosas de Andalucía. Una grande, a la entrada en la parte derecha del Cementerio de Almería, en la que fueron enterrados prácticamente todos los muertos durante «la represión franquista» de la provincia entera porque en la capital se instruían los expedientes y se ejecutaban las sentencias. Se intenta poner un monolito u otro elemento que recuerde esos hechos. El proyecto defendido por Pepita Navarro (PSOE) no parece que haya tenido eco alguno por ahora en el actual Ayuntamiento. La otra está en Berja, era un simple osario y en estos momentos está cubierto por nichos. La localidad del Poniente era partido judicial en esa época y en ella se instruyeron expedientes y se ejecutaron sentencias.

La terminación del proyecto destinado a identificar y situar las fosas comunes constituye la justificación de los «momentos inmejorables» en los que se encuentra ahora «la recuperación de la memoria de la represión franquista en Almería», según manifestó ayer Óscar Rodríguez Barreira, quien, junto con Sofía Rodríguez López, presentaron ayer una ponencia con ese mismo título en la clausura de las IV Jornadas de Cine y Justicia 'La recuperación de la memoria histórica', que han organizado la Delegación Provincial de Justicia y Administración Pública, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica 'Rocamar' y el Grupo de Investigación 'Estudios de Tiempo Presente'.

El Ingenio

Y en esa situación tiene otro argumento. Se ha iniciado también el segundo proyecto sobre el Tribunal de Responsabilidad Política en Andalucía, que dirige el profesor de Historia de la Universidad, Fernando Martínez, y en el que trabaja Sofía Rodríguez López. Dentro de todo el proceso de recuperación El Ingenio tiene un papel central y está apoyado por los testimonios que han aportado unas veinte personas de las más de medio centenar con las que los miembros de 'Estudios de Tiempo Presente' se han puesto en contacto. Óscar Rodríguez señala que la mayor parte de las personas entrevistadas recuerdan de una manera recurrente esa edificación, en estos momentos demolida con la conservación de su portada dentro de una zona verde, como cárcel.

El ambiente de hacinamiento que presentó hasta tal punto que apenas había espacio para las personas retenidas, el hambre atroz padecido y el temor constante a que su nombre sonara en cualquier momento como anuncio de su muerte inminente son los sentimientos, las imágenes y los recuerdos que los supervivientes señalan sobre las jornadas que tuvieron que pasar en El Ingenio.

Refugios

El Grupo de Investigación 'Estudios del Tiempo Presente' destacan asimismo su satisfacción por la recuperación de los refugios de la Guerra Civil, cuyos miembros han visitado y recorrido en esta misma semana. «Cualquier actuación que se lleve a cabo, sobre todo si se orienta de u na manera divulgadora, es gratificante. Los refugios, además, han calado en la sociedad. Hay colas y listas de espera tremendas para poder visitarlos. También tienen un papel central en la recuperación de la memoria histórica de la represión franquista en Almería porque son igualmente un recuerdo recurrente, pero en este caso de no solamente de las personas detenidas, sino de todos los vecinos de Almería ante el temor de las bombas», consideró el investigador de 'Estudios del Tiempo Presente'.

El Grupo de Investigación ha informado que durante esa época de la historia más reciente de España fueron fusiladas entre 300 y 400 personas. Tiene registrados más de 6.200 expedientes, pero este número, a pesar de su amplitud, representa solamente el ochenta por ciento de retenciones dentro de unos momentos de los que se ha perdido documentación y de los que en otros casos ni siquiera se hizo en su día. Sofía Rodríguez habla de reticencia a la hora de hablar. Pero de dos tipos diferentes. Algunos protagonistas supervivientes prefieren no recordar las experiencias dramáticas vividas. Los funcionarios encargados de archivos, de su parte, por argumentar que si se revuelven estos documentos nunca se terminará de cerrar las heridas.

Experiencias

«Lo primero que hay que hacer para cerrar unas heridas es saber de dónde vienen y cuanto antes se sepa y mejor, más pronto se logrará cerrara esas heridas», sostiene Sofía Rodríguez López. «Evidentemente, con independencia de opiniones y posturas, hay una deuda con estas personas por el escarnio que sufrieron durante una dictatura durante el periodo más negro de la historia contemporánea de España. Los 30 años de democracia que ya tenemos son base para estos proyectos», dijo Óscar Rodríguez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos