El secreto mejor guardado de la Guerra Civil ya es transitable

Hoy se inauguran oficialmente los 936 metros puestos en valor de los Refugios Antiaéreos de la capital El arquitecto municipal Guillermo Langle consiguió unos refugios únicos en Europa por la calidad del subsuelo

JOSEFINA GUERREROALMERÍA | FOTOS: JOSÉ JUAN MULLOR
piefot/
piefot

Un total de 936 metros de Refugios Antiaéreos serán transitables a partir de mañana para almerienses y visitantes interesados en conocer parte de la historia de España, que llevó en 1936 a tener la necesidad de construir un entramado de galerías subterráneas con las que salvaguardar la vida de los almerienses en época de guerra.

Ayer, un día antes de la inauguración ante las autoridades, que se realizará hoy, era el concejal de Turismo, Miguel Cazorla quien hacía de guía de los numerosos medios de comunicación que quisieron acercarse a la puesta de largo extraoficial. Pese a ello Cazorla fue cauteloso y dejó sin desvelar la parte audiovisual de la museografía.

Los presentes pudieron ratificar como desde el Ayuntamiento se había conseguido uno de los principales objetivos como es el que conservar la sensación de formar parte de la historia que cuentan los propios Refugios con su distribución original.

Precisamente desde el Ayuntamiento de Almería la voluntad ha sido la de conservar lo más posible el estado en el que responsables municipales, técnicos y bomberos se encontraron los pasadizos que componen los refugios. a lo que se ha sumado la experiencia de muchos ciudadanos que vivieron la época en la que dichos pasadizos verdaderamente servía para salvar vidas y los objetos que ellos mismos han llevado para que formen parte de la musealización.

No obstante, ha sido mucho el trabajo realizado para poder acondicionar las galerías, más cuando en muchas de ellas las raíces impedían su paso y en otras había más de un metro de lodo que ha tenido que sacarse de forma manual.

El arquitecto

El arquitecto municipal Guillermo Langle fue el responsable de realizar un total de 4,5 kilómetros de galerías ubicadas en el subsuelo de la capital.

El único plano original con el que se cuenta del entramado subterráneo de pasadizos (y no completo) es un documento que data del año 1937 realizado en papel cebolla, y de donde se ha sacado los grabados que se han sobrepuesto tanto en la entrada como en la salida del recinto.

Según destacaba el concejal de Turismo, los Refugios de Almería consiguieron notoriedad en Europa de forma inmediata, y fueron visitados por arquitectos y aparejadores de distintos paises, con la finalidad de llevarse consigo la forma de trabajar del arquitecto. No obstante, el secreto residía en el subsuelo de Almería, único e intransferible, por lo que también lo fue la técnica utilizada por Guillermo Langle. Dicha singularidad viene determinada por la una capa de 50 centímetros de piedra caliza que hay a tres metros de la superficie y las técnicas mineras utilizadas para la excavación de los túneles.

Ello lleva a considerar los refugios como uno de los lugares más seguros que existen en la actualidad en Almería, más cuando su estructura supera la resistencia de cualquier edificación actual en 2 o 3 puntos.

También lo eran en la época, por el entramado de entrantes que no permitía avalanchas o la ventilación en galería no centrales, que evitaba cualquier riesgo en caso de que alguna bomba o granada fuera tirada por dichas entradas.

Escenografía

Guillermo Langle, como otras personas acaudaladas de la ciudad tenían desde sus casas entradas propias a los Refugios, lugar que ha sido utilizado para realizar el homenaje, dentro del recorrido al arquitecto, con una escenografía que recoge juguetes infantiles de la época y una cartera original del funcionario municipal.

A ellos se suma la recreación realizada en la zona de despensa y cocina, que sobre todo era utilizada cuando se tenía conocimiento de bombardeos prolongados. Además, la zona de quirófanos ha sido rellenada con material de 1941, donado por Eusebio Álvaro.

En 1936 había en la capital más de 44.000 habitantes, y en 1939 ya se había realizado un entramado subterráneo que podría albergar a más de 40.000 personas; con la posibilidad, casi 70 años después de acercarse a sus vivencias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos