El Alavés, que se ha quedado en Murcia, llegará sin Aloisi y con Arthuro 'tocado'

V. J. H. B.EL EJIDO

El rival del Poli Ejido en esta tercera eliminatoria de la Copa del Rey, el Deportivo Alavés, ha tenido que variar su plan de viaje, según su propia página web porque no ha encontrado un campo de fútbol donde poder entrenar el martes.

El equipo de Dimitri Piterman tenía intención de entrenar ya mañana en tierras de la provincia almeriense, pero finalmente no le ha sido posible encontrar el lugar y ha preferido quedarse en Murcia, donde jugó el pasado fin de semana, para viajar a El Ejido el propio miércoles, o sea mañana, día del partido.

El equipo entrenó ayer en doble sesión en tierras murcianas y estas citas no sirvieron para que el cuerpo técnico pueda tener seguridad de si podrá contar con el brasileño Arthuro, que sufrió un esguince de tobillo en el último encuentro liguero.

Quien es seguro que no estará será el delantero australiano John Aloisi, que ayer mismo tomaba el avión para viajar camino de la concentración de su selección, con lo que se pierde el encuentro copero de mañana y también el de liga del sábado.

Así las cosas, el Alavés se equilibra con el Poli en esta faceta de jugadores imposibilitados para jugar debido a sus compromisos internacionales, puesto que es sabido que los celestes tampoco podrán contar con el húngaro Lazslo Eger.

La ausencia de Aloisi, además, evitará el duelo frente a otro 'australiano', aunque no de nacimiento pero sí de 'crianza' como el portero del Poli, Bello Amigo, que será titular en la Copa y que se hizo como jugador de fútbol en tierras australianas. Por lo demás, el Poli se enfrenta a un gran equipo, plagado de nombres que suenan mucho y que además vendrá 'picado' tras su última derrota.