El acierto del Roquetas B desde el punto fatídico le da la victoria ante un débil Pavía

LUIS FUENTESALMERÍA

El Pavía de Juan Lázaro no logró sacar nada positivo en su encuentro frente al cuadro de Israel Polo. Los visitantes comenzaron a dominar un encuentro en el que buscaban vencer.

Los roqueteros llegaban con bastante facilidad a la meta del arlequinado Antonio, pero en los metros finales se mostraban romos. A veces el que perdona lo paga caro. En el m. 36, una indecisión de la zaga visitante fue aprovechada extraordinariamente por Chavo para establecer el 1-0. Esto hizo que el filial roquetero se pusiera el mono de trabajo y empezara a buscar como mínimo la igualada . El conjunto local quería hacerse fuerte en defensa, pero la cosa no estaba clara. En el m. 50, David Vicente culminó una jugada de estrategia para poner la igualada. Se empezó a fraguar la victoria para el equipo visitante.

Nervios

Las decisiones del colegiado Borja Belmonte fueron protestadas por los jugadores tras el desconcierto del conjunto local. Los del técnico visitante Israel Polo se pusieron manos a la obra para fabricar lo que podía ser el gol de la victoria. En el m. 82, Antonio fue derribado dentro del área y Alberto, desde el punto de penalti, consiguió el 1-2.

El conjunto visitante, a partir de ahí, estuvo más tranquilo sobre el campo, pese a ello en el m. 90 David Vicente de nuevo desde los once metros consiguió el 1-3 para los suyos que a la postre sería una merecida victoria.