La plaga de lombrices se eterniza y alcanza al barrio de las Huertas