ideal.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 9 / 18 || Mañana 9 / 19 |
más información sobre el tiempo

CINE

Santiago Segura encarna a una leyenda del cómic tan dotado de talento como caradura
23.09.10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
'El gran Vázquez', un desobediente Santiago Segura visto por Óscar Aibar
‘El gran Vázquez’ es el primer biopic español sobre un dibujante de cómic, o mejor dicho, de tebeos. Y no es cualquier dibujante, sino del genial creador de ‘Anacleto, agente secreto’”, ‘La familia Cebolleta’ o ‘Las hermanas Gilda’. Pero su personaje definitivo fue su propia caricatura, un pícaro moroso, caradura y charlatán. Óscar Aibar (Barcelona, 1967), director de ‘La máquina de bailar’, llegó a conocerle cuando ambos trabajaban en la revista ‘Makoki’.
-Habrá sido como un sueño hecho realidad.
-La verdad es que sí. Cuando me dedicaba a los cómics, en las cenas y entregas de premios siempre se hablaba de Vázquez. Era la leyenda del sector. Ya entonces empecé a rellenar unos cuadernillos con todas las anécdotas de sus sablazos, las correrías con la editorial Bruguera, sus hazañas con las mujeres ... Es una historia transmitida de generación en generación.
-¿Interesará a los que no son aficionados a los tebeos?
-Sin duda. Este es un tipo de biopic en el que descubres una vida muy interesante. Lawrence de Arabia, Ed Wood o Espartaco eran poco conocidos antes de que se hicieran las películas, pero su vida merecía ser contada. Vázquez es el ser humano más increíble que he conocido y del que he oído hablar.
-¿Qué es lo que más te sorprendía de él?
-Era un hombre que hacía de la desobediencia social un modo de vida. Si dejaba algo a deber no tenía cargo de conciencia. Tampoco tenía escrúpulo en marcharse con una mujer aunque estuviera con otra. Su vida era una aventura diferente a la de los demás. Y como autor me parece el más talentoso y el más influyente de la escuela Bruguera.
Elección segura
-Influyó, incluso, en Ibáñez.
-Ibáñez es un personaje muy importante en la película, porque lo único que queda hoy de todo esto son Mortadelo y Filemón, los personajes que barrieron a todos lo demás. Cuando Ibáñez entra en Bruguera Vázquez es la estrella y la película acaba con todo lo contrario. Soy muy fan de Ibáñez y le tengo mucho cariño. Él siempre ha dicho que Vázquez fue el número uno, su maestro y que ha sido el mejor dibujante de tebeos de España, y yo estoy de acuerdo
-¿Santiago Segura, era tu única opción para interpretar a Vázquez?
-Sí, fue muy claro desde el principio. Ambos empezamos en los cómics y estaba tan entregado con el personaje como yo mismo, no ha habido que contagiarle la veneración por Vázquez porque ya la tenía. Hace un papel muy divertido, pero también hay momentos duros. Es una de las cosas que más llama la atención, pues vemos a un Santiago diferente.
-Vázquez dijo una vez que en la tragedia había muchísimo humor.
-Es la vida de un trabajador del humor, con lo cual la mirada en muchos momentos es cómica, pero he querido ir más allá de una sucesión de chistes graciosillos y he tratado de profundizar en las consecuencias de vivir como él vivía.
-¿Has optado por reflejar la realidad o la leyenda?
-Hay cuatro o cinco anécdotas que son las más contadas y no podía prescindir de ellas porque me habrían matado. He indagado mucho en estas leyendas y las he contrastado con gente que las vivió de primera mano. Creo que se parece mucho a lo que pudo ocurrir en la realidad.
-¿Cuáles son tus personajes favoritos del maestro?
-A nivel de guión el Tío Vázquez es mi favorito. A nivel gráfico me gustan mucho las hermanas Gilda.
En Tuenti
El blog de ideal.es sobre cine (o algo parecido... [+]
Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.