El derribo de un inmueble da inicio a la primera gran obra de San Cristóbal