Jairo Ruiz: «Salió todo perfecto, casi me pongo a llorar al llegar a meta»

Jairo hacia la meta y entrando en ella. /
Jairo hacia la meta y entrando en ella.

El paratriatleta almeriense escribió el sábado su nombre con letras mayúsculas en la historia de los Juegos Paralímpicos con su medalla de bronce

CÉSAR VARGASalmería

Jairo Ruiz todavía no ha despertado. No quiere hacerlo. Todo lo que la vida le ha deparado a lo largo de estas últimas, intensas y fugaces horas es demasiado bonito como para desear que termine. El almeriense, que llegó a Río de Janeiro soñando con una medalla, se marcha de Brasil con un bronce que le acompañará durante toda la vida. Un tercer puesto que le hace campeón y le aúpa a la eternidad.

Se estrenaba el paratriatlón en unos Juegos Paralímpicos y, por tanto, debutaban los once deportistas que el sábado, a las 10 horas en Brasil, la sobremesa en España, se sumergían en las aguas de la idílica playa de Copacabana para empezar una aventura de poco más de una hora. La más importante de sus vidas. Entre ellos, Jairo Ruiz, un almeriense que en 2011 decidió empezar a competir en este duro deporte y que se marcó como objetivo participar en unos Juegos Paralímpicos. Una vez allí, quería más. Y lo logró.

«Esto es increíble. No tengo palabras para describirlo. Casi me pongo a llorar al cruzar la meta. Ha salido todo perfecto. Es la carrera que siempre soñé. Sabíamos que, si hacíamos una buena natación y salíamos cerca del grupo de cabeza, podríamos mantener el ritmo, pero no esperaba pillar a mis rivales tan pronto y bajar de la bicicleta a pocos segundos del primero. Ha sido increíble porque les he dado caza en la primera vuelta. Sabía que me seguían corredores más rápidos que yo, por lo que intenté no pasarme porque iba justo de fuerzas. Al final sufrí un adelantamiento y acabé tercero», explicó emocionado Jairo Ruiz.

De principio a fin

La carrera que completó el almeriense fue sublime. Sin la preocupación del pronunciado oleaje que amenazaba a los paratriatletas en caso de que hiciera mal tiempo, Ruiz se creció en el agua para asestar los golpes definitivos en tierra. «No se le puede poner ningún pero a esta carrera, ya que no ha pasado nada raro. Ha hecho un clima fantástico. No puedo pedir más. Ojalá todas las carreras fueran así», reconoció el deportista de 27 años. Ruiz llegó a colocarse segundo en un momento de la carrera a pie, pero las fuerzas no le aguantaron y terminó cediendo ante el canadiense Stefan Daniel, lo que no empañó en absoluto la marcha del almeriense.

De este modo, Jairo Ruiz se convirtió en el primer paratriatleta en obtener un bronce en unos Juegos Paralímpicos al terminar a 37 segundos del primer clasificado, el alemán Martin Schultz, y a 9 del ya citado Stefan Daniel. «Nuestro seleccionador siempre nos decía que, pasara lo que pasara, íbamos a hacer historia porque éramos los primeros en participar en esta disciplina dentro de unos Juegos Paralímpicos. Sólo el saber eso ya era motivo de orgullo», subrayó el andaluz, que añadió que «por caprichos del destino las categorías se echaron a suertes y la primera fue la mía, en la que yo compito, así que soy el primer bronce de la historia en esta disciplina. Conseguir subirme al podio en un campeonato de nivel mundial me deja sin palabras. El estar aquí ya era un sueño, completar un recorrido que iniciamos hace varios años».

Jairo Ruiz no estaba solo en Río de Janeiro. La peluquería Paco Ruiz de la capital cerró sus puertas durante algunos días. Sus propietarios, los padres del deportista, tenían una cita al otro lado del Atlántico. No podían perderse el día más importante de la carrera deportiva de su hijo. «Pudieron venir mis padres y, por suerte, pude tener unos segundos de diferencia con respecto al cuarto clasificado para dedicarles mi entrada en la línea de meta. Sabía dónde estaban colocados y pude encontrarlos con la mirada para señalarles en un momento tan especial. Esto es de ellos», apuntó Ruiz.

Regreso a España

Tras haber celebrado esta medalla de bronce en Río de Janeiro, el paratriatleta regresa hoy a España, más concretamente a Madrid, donde reside desde hace unos años y donde sus entrenadores y compañeros en el Centro de Alto Rendimiento de la capital española le recibirán como se merece. Tras unos días en tierras madrileñas, Jairo Ruiz espera regresar a Almería. Nada de vacaciones. Lo hace para seguir compitiendo.

«Llegaré por la mañana a Madrid y la intención es quedarme unos días allí. La verdad es que, en un principio, no pensábamos ir a Almería, pero intentaré acudir a principios de octubre a ver el Gran Premio Cofidis de triatlón en San Juan de los Terreros, donde vendrán los mejores triatletas de España. La siguiente semana quiero ir al Triatlón de Media Distancia de Cabo de Gata, un evento que está empezando a ser importante en mi tierra y que, aunque tiene distancias distintas a las que yo estoy acostumbrado a correr, me llama la atención», reconoció el paratriatleta.

En esa cita, al igual que en todas las que complete a partir de ahora, le acompañará ese bronce logrado en Brasil. Un país que formará para siempre parte de la vida de Jairo Ruiz y, a su vez, que entró el sábado en la historia del deporte local. El paratriatleta es ya el primer almeriense en colgarse una medalla en unos Juegos Paralímpicos.