Ideal

RÍO2016

Juegos Olímpicos

Automutilación, así es el dopaje de los paralímpicos

Automutilación, así es el dopaje de los paralímpicos
  • Se trata de prácticas que permita a los deportistas con lesiones en la médula espinal aumentar la presión sanguínea y mejorar el aporte de sangre para obtener un mayor rendimiento

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y el Comité Paralímpico Internacional (CPI) han revelado recientemente, con motivo de la celebración de los Juegos en Río de Janeiro durante estas fechas, una práctica atroz y sádica que puede equivaler al dopaje. Se trata del ‘boosting’ o automutilación, una forma especial para estos atletas con discapacidad que puede resultar terrorífica.

Hace referencia especialmente a aquellos con lesiones de médula espinal, con parálisis y pérdida de sensaciones de sus miembros inferiores. Se trata de deportistas que padecen problemas de tensión y ritmo cardíaco ya que en un esfuerzo no ven aumentada su frecuencia cardíaca a los que requiere el organismo. Por ello el rendimiento es menor y la fatiga aumenta.

Para compensarlo se procede a la automutilación de esos miembros insensibilizados para aumentar la presión sanguínea y mejorar el aporte de sangre. Todo ello deriva en una mejora del rendimiento. Prácticas como electrochoques, heridas sangrientas, bloqueo de la sonda urinaria para relajar la vejiga, calzado demasiado apretado, aplastamiento o torsión de los testículos o fracturas de los dedos del pie son algunas de estas prácticas.

Según recoge ‘Libertad Digital’, en una investigación llevada a cabo por los organismos anteriormente mencionados confirman que entre 2008 y 2009 se pudieron corroborar que uno de cada seis participantes en Juegos Paralímpicos se han sometido a estas prácticas. Está prohibido desde el año 2004.