Unicaja toma partido por Rafa Pascual

Sedeño, Pascual, con la camiseta que vistió el madrileño en Unicaja al fondo, y la única Copa que ganó en España, al frente. /
Sedeño, Pascual, con la camiseta que vistió el madrileño en Unicaja al fondo, y la única Copa que ganó en España, al frente.

El mejor club de voley de España apoya al mejor jugador nacional en su cruzada por ser presidente

JUANJO AGUILERAalmería

El único título en España que tiene Rafa Pascual (Madrid, 1970), el mejor jugador español de todos los tiempos y mejor del Mundial de 1998, es la Copa del Rey de 1995. Con ese entorchado se iniciaba la leyenda del Club Voleibol Unicaja Almería hasta sus actuales 28 títulos nacionales en 29 años de historia. Fue la última parada del opuesto antes de ir a Italia. Ramón Sedeño, que aún no era presidente, quiso convencerlo de que se quedase y él estaba encantado en la ciudad, pero su camino le llevaba de un modo irremediable a medirse a los mejores. Pasados los años, Sedeño habla de esa cruzada y quiere que Rafa Pascual «sea en los despachos lo que fue como jugador».

Pregunta: ¿Por qué hace falta un cambio en el voleibol español?

Respuesta: A nadie que conozca el mundo del voley se le escapa la curva descendente que desde la crisis del año 2007 inició nuestro deporte, pero no se puede achacar todo a la simpleza de los problemas económicos, sino también posiblemente a la falta de actuaciones de sus dirigentes. Cuando hay dificultades económicas hay que agudizar la imaginación. No me gustaría que se interpretara como que todo se ha hecho mal. Creo que el actual presidente ha hecho cosas buenas y ha puesto voluntad por mejorar la situación, pero también creo respecto a sus medidas que unas no han dado los frutos y otras no han sido acertadas.

P: ¿Qué puede aportar Rafa Pascual a este deporte?

R: Experiencia por haber conocido como jugador distintas ligas. Puede aportar ideas de aquello que él ha conocido en primera persona, como en la mejor competición del mundo, que es la italiana. Sobre todo puede aportar frescura en los planteamientos, un proyecto innovador sin ser rupturista, y lograr hacer mucho más visible al voleibol. Tengo la seguridad de que el diálogo, el debate de ideas y la transparencia serán los motores de su mandato.

P: No en vano, Unicaja Almería ya quiso contar con su experiencia el año pasado.

R: Efectivamente pensamos conjuntamente en julio de 2015 que era bueno para el voleibol que se recuperara una figura como la suya, y además Rafa quería devolverle al voleibol lo mucho que el voleibol le había dado. Nosotros desde Unicaja Almería soñábamos en ese momento con que Rafa volviera a ser en los despachos lo que fue como jugador.

P: ¿Confía en que gane las elecciones?.

R: Por supuesto que sí. Tenemos plena confianza en él para cambiar a bien la trayectoria de este deporte, y pensamos que no podemos perder esta oportunidad única para que el liderazgo y el respeto que Rafa Pascual se ha ganado y tiene en el ámbito mundial en este deporte hagan que el voleibol español salga de su letargo.

No todo se hace mal

Lo que Rafa Pascual vivió emigrando es lo que quiere que todo jugador viva en España. «No todo se hace mal en la Real Federación Española de Voleibol, pero hay muchísimo margen de mejora y la gente tiene ganas de cambio»·. Así lo dice el candidato a la presidencia del ente que rige el voley en este país, que además recuerda que «es el momento de ser valientes y dar un paso al frente», ello referido a toda la gente de este deporte en España que efectivamente considera que «se está en un claro descenso».

Uno de los apoyos más importantes que Rafa Pascual podía tener para proclamarse presidente de la Federación es el del Club Voleibol Unicaja Almería y ese ya se ha hecho efectivo de manera oficial tras el anuncio realizado por Ramón Sedeño, mandatario blanquiverde. El club más laureado de la historia de España da su voto de confianza a Pascual al entender que refleja los valores que pondrán al voleibol español donde se merece estar. De este modo, Unicaja le abre las puertas de Andalucía, una plaza importante en la carrera electoral.

Al conocer el apoyo de su antiguo club, Rafa Pascual declaró que «esto representa para la candidatura que la gente con fuerza, con personalidad y con carisma encabecen el cambio». Los que «lideran el voleibol actual deben aparecer en primera persona porque el que se sigue ahora no es el camino». En relación a Unicaja, considera que «tiene todas las posibilidades de darle presencia internacional al voley español, y por varias causas, pero principalmente por cómo está nuestro deporte en la actualidad».

Programa de Rafa Pascual

Sabedor de los problemas de los clubes, Pascual aboga por «encontrar recursos y atenderlos convenientemente». De hecho, en su decálogo de compromisos plantea lograr una mayor visibilidad del voleibol en la sociedad invirtiendo en comunicación como vía de captar patrocinios. Ello va cogido de la mano de otro 'mandamiento', como es el de la promoción. Su primer objetivo se sitúa en realizarla en «edades más tempranas y en espacios más visibles, en colaboración con los clubes y con las federaciones territoriales».

Precisamente con respecto a estas últimas, en sus compromisos se recoge darles un mayor protagonismo y «dotarlas de las herramientas y medios necesarios». Se trata de una modernización de la gestión que pasa por otro punto en su programa, como es el referido a los canales de comunicación «entre todos los agentes implicados en el voleibol para canalizar propuestas e inquietudes». Fundamental resulta la recuperación del patrimonio humano, dando relevancia y voz a los protagonistas del vóley de todos los tiempos.

Otros aspectos de su propuesta hablan sobre apostar por las selecciones nacionales tanto masculinas como femeninas, en pista y en playa, como dinamizadoras de este deporte. Importante son los aspectos de la reorganización de las competiciones, tras un estudio que diga el camino para respetar a los clubes, y la formación, tanto de entrenadores, como de árbitros, como de directivos. En relación a las relaciones internacionales, se compromete darles un impulso que sitúe a España donde se merece.

El decálogo adquiere, por último, un compromiso social de «transparencia y buena gobernanza en la gestión» además de un programa de becas «para la captación de talentos». En definitiva, Rafa Pascual procura cubrir todas las necesidades que la gente del voleibol le ha transmitido y por las que le han pedido que se presente a la presidencia de la Federación Española. Para el próximo día 27 todos los que tengan derecho a voto deben estar en el censo, primer paso fundamental que pide dar a quienes quieren el cambio. La web de su candidatura con todos los detalles es www.juegoconrafa.es.