Así cuenta su pesadilla Álvaro Carrión desde Taiwán