Visto para sentencia el juicio por abusar de una niña de 13 años a la que empleó a cambio de comida

Visto para sentencia el juicio por abusar de una niña de 13 años a la que empleó a cambio de comida

El acusado, quien al ejercer el derecho a su última palabra se ha declarado «inocente», destacó que tuvo «intención de hablar con asuntos sociales»

EUROPA PRESSAlmería

La Fiscalía de Almería endureció su acusación contra el hombre procesado por abusos sexuales a una menor cuando esta tenía 13 años a la que supuestamente empleó para realizar tareas domésticas «a cambio de dinero y comida», al considerar que se sirvió de su situación de «vulnerabilidad» y de su situación económica para que se viera obligada a volver a la vivienda. Durante las conclusiones del juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Almería y que quedó visto para sentencia, el Ministerio Público solicitó que se tenga en cuenta la agravante de superioridad a la hora de dictar el fallo, ante el que solicita un total de nueve años de prisión.

El acusado, quien al ejercer el derecho a su última palabra se ha declarado «inocente», destacó que tuvo «intención de hablar con asuntos sociales» ante el estado en que se encontraba la menor, pero que ella «se echó a llorar». «Sentía un gran afecto», afirmó antes de la finalización del juicio. La Fiscalía sostuvo, frente a la tesis de la defensa, que el acusado conocía la edad de la niña cuando le ofreció realizar labores domésticas en su casa «porque la menor lo refirió» en varias ocasiones, toda vez que la vinculación entre ambos «excedía de la buena voluntad» con la que el acusado escudó su actuación.

La acusación pública recalcó que el relato de la menor durante la vista oral acreditaría que el acusado le realizó «proposiciones deshonestas» e incluso «le tocó el pecho» y «le apretó fuertemente su zona genital por debajo de la ropa». La defensa, por su parte, apuntó a las diferencias en la versión del relato ofrecido por la niña en sede policial, en fase de instrucción y ante la sala, donde según han apreciado, habría «negado el uso de la fuerza» por parte de la acusado, quien en uno de los episodio de presuntos abusos solo «le tocó solo la pierna» y la «sujetó de la mano y la sentó a su lado en el sofá».