Una veintena de voluntarios acompaña a casi 900 pacientes terminales en lo que va de año

Una veintena de voluntarios acompaña a casi 900 pacientes terminales en lo que va de año

A través de esta iniciativa, «se ofrece apoyo psicosocial tanto a pacientes que se encuentran en el final de su vida como a sus familiares»

Alicia Amate
ALICIA AMATEALMERÍA

Cerca de 900 personas han requerido cuidados paliativos en la provincia en lo que va de año a través del Programa para la Atención Integral a Personas con Enfermedades Avanzadas promovido por la Fundación La Caixa y que gestiona Cruz Roja en Almería en colaboración con el Complejo Hospitalario Torrecárdenas. A través de esta iniciativa, más que asentada en la provincia, «se ofrece apoyo psicosocial tanto a pacientes que se encuentran en el final de su vida como a sus familiares», indican desde la entidad sin ánimo de lucro encargada de la gestión del programa. Para ello, trabaja un equipo formado por cuatro psicólogas y una veintena de voluntarios a los que, con motivo del Día Mundial de los Cuidados Paliativos, que se celebra el próximo sábado 13 de octubre, se pretende homenajear desde Cruz Roja Almería.

«Desde el programa se realiza un acompañamiento integral, en el plano emocional, social y espiritual, poniendo el énfasis tanto en la personas con enfermedades avanzadas como en sus familias durante la fase de enfermedad y durante el duelo. Se abordan las áreas emocional, social y espiritual, tratando de mantener al máximo la autonomía del paciente, procurándole dignidad, evitando y paliando el sufrimiento desde un abordaje psicosocial y promoviendo la adaptación progresiva a las pérdidas», indica la responsable del equipo de atención psicosocial, Ana Almansa.

Formación específica

Las profesionales que trabajan en el equipo almeriense están formadas en Cuidados Paliativos según las directrices del Instituto Catalán de Oncología, que es responsable de la dirección científica del programa. Igualmente, el voluntariado recibe una amplia formación en Cuidados Paliativos, incluyendo contenidos en primeros auxilios psicológicos, duelo o espiritualidad que les permite acompañar al paciente y a sus familiares, otorgándole valor a las experiencias vividas, los recuerdos, el sentido más trascendental de la existencia, indican desde Cruz Roja.

Asimismo, recuerdan que en el modelo asistencial para los pacientes de Cuidados Paliativos hay una organización basada en el trabajo en equipo con los diferentes profesionales implicados, en el que el voluntariado desempeña una importante función dado que realizan una función de acompañamiento y visita a pacientes y familiares que así lo deseen.

De hecho, remarcan desde la oenegé que el voluntario «permite a los familiares tener momentos de descanso o un respiro para poder realizar alguna gestión y, así, la persona enferma no está sola. En otras ocasiones, el voluntario se convierte en la persona con la que pueden hablar tanto pacientes como familiares, y compartir espacios y momentos de ocio. Su misión es estar ahí, al lado de las personas».

«Un enfermo paliativo lo que más necesita es afecto»

Tiene 71 años y lleva toda la vida atendiendo a personas que van a morir, incluso siendo ella misma paciente oncológica. «Un enfermo paliativo lo que más necesita es afecto, comprensión, que le escuchen y mirar a los ojos de otra persona», reconoce esta mujer que trata de ir «serena y tranquila» cuando atiende a un nuevo paciente en sus últimos días.

Fotos

Vídeos