Veinte banderas negras ondean este año en las playas de Almería

Veinte banderas negras ondean este año en las playas de Almería

El informe anual de Ecologistas en Acción incluye también cinco puntos negros en el litoral provincial

M. C. Callejón
M. C. CALLEJÓNALMERÍA

Ecologistas en Acción ha presentado el Informe Banderas Negras del Litoral correspondiente a 2018 en la provincia de Almería. Un análisis que denuncia los lugares de la costa en los que los impactos humanos y/o de actividades están siendo perjudiciales para el medio natural y para las personas y que se elevan a un total de 25 repartidos en los diez municipios del litoral provincial.

Esta edición, además de las banderas negras, que suman una veintena, el grupo conservacionista ha declarado cinco puntos negros a señalizar con un símbolo específico que indica los impactos negativos que tiene el litoral en cuestión de vertidos que sobrepasan los límites permitidos. Un logotipo que han colocado en aquellos lugares donde son más negativos dichos valores de aguas depuradas, que luego van al litoral.

En concreto, el municipio con mayor número de enseñas negras es Carboneras, con cuatro; seguido de Almería y Pulpí, que cuentan con tres; El Ejido, Roquetas, Mojácar y Vera, con dos; y Garrucha y Cuevas del Almanzora, con una cada uno. En cuanto a los puntos negros, Almería capital tienes tres y, Adra, dos.

Municipio a municipio

En Adra, los dos puntos negros se encuentran en el puerto, por la contaminación producida por la actividad del varadero y la actividad portuaria general, donde hay, según denuncian los ecologistas, «ausencia de sistemas de gestión de residuos efectivos», así como «vertidos incontrolados de todo tipo de residuos al mar»; y en la costa de Levante, entre la ciudad y la desembocadura del río, plagada de vertidos agrícolas de todo tipo, tales como plásticos, alambres o restos de cosecha.

El Ejido cuenta con dos banderas negras en Bahía de San Miguel, Almerimar y Guardias Viejas por la especulación inmobiliaria, que ha supuesto la pérdida de un importante humedal (salinas de Guardias Viejas) que continúa extendiéndose por todo este tramo de costa con la correspondiente desaparición de ecosistemas dunares y construcción en zonas inundables; y en la entrada al Paraje Natural Punta Entinas-Sabinar, en Almerimar, donde los espigones construidos para retener la arena de la playa de Almerimar siguen provocando que la erosión aumente a Levante, en el límite con el Paraje Natural de Punta Entinas Sabinar.

En Roquetas, las dos banderas negras están en Playa Serena, por las construcciones en el entorno del Paraje Natural de Punta Entinas-Sabinar, que suponen pérdida del área de amortiguación y ocupación ilegal de zonas del Paraje Natural y de la Cañada Real de la Costa; además de la zona de Ribera de la Algaida, que comprende el litoral entre la zona urbana del municipio de Roquetas y la barriada de Aguadulce, que incluye varios impactos de distinta índole en la playa de las Salinas de San Rafael, playa de los Bajos / El Rompidillo, en los restos arqueológicos de Turaniana, en la Ribera de la Algaida y en la playa de Juan de Austria.

En Almería capital, hay tres banderas. La primera corresponde a la desembocadura del río Andarax donde, a pesar de las obras de ampliación de la depuradora de El Bobar para dar asistencia a los municipios del Bajo Andarax, «alguno de estos pueblos sigue aún vertiendo sin depurar» y donde las obras de prolongación del paseo marítimo han supuesto la eliminación de una gran cantidad de plantas autóctonas y su sustitución por palmeras.

La segunda es para la playa de Costacabana, en la que se gastaron durante 2015 un total de 2,4 millones de euros para aportar a la playa y construir cinco espigones con longitudes que van de entre los 125 a los 135 metros, tres de ellos rectos y un espigón en forma de Y, a fin de no afectar al aliviadero de pluviales existente, así como un último espigón curvo en la zona de la desembocadura de la Rambla del Charco. Sin embargo, afirman que tres meses después de concluidas las obras y tras el primer temporal de invierno, buena parte de la arena aportada ya se había ido y, durante el año 2018, nuevamente se regeneraba gran parte de la playa, observándose que la playa adyacente de El Perdigal continúa perdiendo arenas y grabas en la línea de costa, por lo que la actuación «parece bastante discutible».

Y, finalmente, la tercera enseña conservacionista es para la playa de El Toyo por la destrucción de la costa debido a la construcción de una urbanización «con criterios puramente economicistas, pérdida de sistemas dunares, áreas de interés de flora y fauna e, incluso, el perfil de la costa ha sido modificado».

En cuanto a los puntos negros, corresponden a los mercadillos de El Alquián y San Miguel de Cabo de Gata. En distintos lugares pero por el mismo motivo ya que todos los fines de semana se realizan actividades donde los desperdicios plásticos generados durante la mañana «son abandonados impúdicamente por los comerciantes» y «la tardanza (o falta de asistencia) de los servicios de limpieza provocan que, los días ventosos, el litoral aparezca jalonado de bolsas y otros residuos».

En Carboneras, las banderas corresponden a la zona industrial y la playa Las Marinicas, la playa El Corral, la playa El Ancón y El Algarrobico.

En el primer caso, en este espacio de pocos kilómetros confluyen la Central Térmica del Litoral, con dos grupos de carbón, una desaladora, una fábrica de biodiesel, una cementera y una depuradora, «de la que llegan vertidos que generan unos de los peores datos de Almería».

En playa El Corral, ubicada al Oeste del puerto industrial, está otorgada por la obra de ampliación y acondicionamiento llevada a cabo por el Ayuntamiento de Carboneras en la primavera de este 2018.

En la playa del Ancón, el espacio a Levante del casco urbano, se ha perdido una zona de alto valor paisajístico; y, finalmente, en El Algarrobico, puesto que este último año ha sido inactivo desde que el Tribunal Supremo confirmara «lo que desde los movimientos ecologistas se llevaba años defendiendo» y, por ende, «aún quedan flecos pendientes, por lo que aún no podemos quitar la bandera negra a dicha playa».

En Mojácar, las banderas son para la playa Macenas, con un proyecto decenas de veces más grande que el hotel de la bandera negra anterior, construido en zona que estaba propuesta como LIC, limítrofe con otra, que ha destruido varias especies animales y vegetales en peligro de extinción, invasor del Dominio Público Hidráulico «que ha conllevado una ruina especulativa y económica total«; y las playas del núcleo urbano debido a «la muy deficiente depuración de aguas de la depuradora de Mojacar, Garrucha y Turre, que vierte en la desembocadura del río Aguas« y que, además, »han sufrido la recarga artificial más chapucera de las realizadas por la Dirección General de Costas en la provincia de Almería, durante el comienzo de 2017«.

En Garrucha, la enseña negra es para el puerto, con tráfico de embarcaciones comerciales que cargan yeso y que «forma parte de la cadena industrial que está afectando y destruyendo el sistema kárstico del Paraje Natural Karst en Yesos de Sorbas».

En el municipio de Vera, las banderas son para las playas Las Marinas-Bolaga y de Puerto Rey, por las urbanizaciones que rodean la desembocadura del río, que están en terrenos inundables; y el Salar de Vera, por la destrucción del Salar de los Canos por el urbanismo, que ha traído aparejados múltiples problemas ecológicos (eliminación de especies protegidas, alteración de las dinámicas litorales e hidrológicas) y económicos (pérdida para los propietarios tras las inundaciones).

En Cuevas del Almanzora, la bandera corresponde al litoral afectado por la factoría química de DSM Deretil y la planta de cogeneración de Abengoa en un entorno en el que la zona marina está protegida dentro de la Red Natura 2000 (ZEC Fondos del Levante Almeriense) debido a las magníficas praderas de Posidonia que allí se localizan.

Las banderas negras de Pulpí se sitúan en la playa de la Entrevista por el proyecto de construcción, ya iniciado, de la urbanización 'Mar de Pulpí', de 3.000 viviendas, dos hoteles con piscinas y prolongación del paseo marítimo de San Juan de los Terreros en un municipio de 8.000 habitantes; la urbanización en las Salinas de Terreros, donde se encuentran especies únicas en Andalucía como el garbancillo (Halocnemum strobilaceum, especie catalogada 'En peligro crítico' en Lista roja de la flora vascular española, además de otras; y en la cala El Invencible, en San Juan de los Terrenos, donde se ha construido una urbanización sobre un acantilado a escasos metros del mar, «con un impacto visual altísimo» y que es, a juicio de los ecologistas, «una de las mayores barbaridades del litoral de Almería».

Novedades

En 2018, especifica Ecologistas en Acción, han desaparecido ciertas banderas con respecto a los informes de otros años, como es el caso del campo de golf y urbanización Mundo Aguilón de Pulpí, invasora de suelo protegido. «No se trata de que consideremos que no se la merece, sólo que la zona de influencia desde el año pasado es el litoral, y que algunos se han incluido en otras banderas negras», apostillan desde el colectivo.

Y, en el caso de los municipios de Roquetas de Mar, Almería y Carboneras, «igualmente cambian la definición de algunos puntos negros que se incluyen como banderas negras en dichas playas y zonas del litoral, y se engloban añadiéndose a la Ribera de la Algaida, a la playa de Costacabana y El Perdigal y a la zona industrial de Carboneras, respectivamente».

En cuanto a la zona litoral del municipio de Nijar, «gracias a la política que ha llevado a cabo el ayuntamiento el último año, está obteniendo mejores resultados y la situación está mucho más controlada, aunque es necesario la supervisión en los meses estivales y momentos puntuales como noche de San Juan, cuando las necesidades de limpieza y control son especificas».

.

.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos