Vecinos de Oliveros se plantean actuar por su cuenta para erradicar la prostitución del barrio

Arriba, viandantes en Artés de Arcos; y, abajo, uno de los espacios, presuntamente, usados para el tráfico de droga. ./A. A
Arriba, viandantes en Artés de Arcos; y, abajo, uno de los espacios, presuntamente, usados para el tráfico de droga. . / A. A

Denuncian que los actos delictivos están «devaluando» un barrio en el que cada vez se instalan más cámaras de seguridad privadas

Alicia Amate
ALICIA AMATEAlmería

Ubicado en pleno centro, el barrio Mediterráneo-Oliveros es uno de los más populosos de la capital, superando los 30.000 residentes. Desde la asociación de vecinos de esta zona denuncian cómo una serie de circunstancias, que relacionan con actividades delictivas, están «devaluando el barrio» hasta el punto de que una vivienda en la zona más cercana a carretera de Ronda «se vende por la mitad» que otra situada en la avenida de la Estación. «Las agencias no pueden alquilar pisos en esta zona», expone el presidente de la Asociación de Vecinos Mediterráneo-Oliveros, José Luis Friebel.

Acerca de los actos delictivos, asegura Friebel que conviven a diario con prostitutas en las calles y que son testigos de situaciones «incómodas» cuando estas se acercan a los viandantes para ofrecerles sexo, algo que, remarca, ocurre «incluso cuando van acompañados de menores». Estas mujeres -que tienen perfectamente localizadas e identificadas-, presuntamente, llevan a sus clientes a distintos inmuebles situados en algunas de las principales vías del barrio como calle Los Picos, Canónigo Molina Alonso o la avenida de la Estación. «Hay comunidades de vecinos que han instalado cámaras de seguridad para controlar quién entra y sale», manifiesta el presidente sobre una de las medidas disuasorias más comunes.

Esta situación no es nueva y la han denunciado al Ayuntamiento de Almería que tomó cartas en el asunto. Sin embargo, consideran desde la entidad vecinal que no fueron suficientes. Recientemente, de hecho, la Policía Local llevó a cabo un dispositivo especial con objeto de combatir esta lacra. Una acción que «defraudó» a los vecinos ya que, critica el representante, fue realizada durante el Ramadán.

Tráfico de droga

La problemática de la prostitución está asentada desde hace casi una década aunque, más recientemente, «hace tres o cuatro años», también comenzaron a notar «movimientos extraños» en la zona de Artés de Arcos. «Hemos visto como hay personas que introducen algo en un contador de luz y que, después, otra persona lo recoge», explica Friebel quien asegura que se trata de una forma de tráfico de droga que también se lleva a cabo durante todo el día en está céntrica calle de Almería.

Ante estas situaciones, miembros de la Asociación de Vecinos Mediterráneo-Oliveros han decidido tomar cartas en el asunto y estudian la posibilidad de organizarse para actuar en grupo y boicotear los actos delictivos de los que son testigos.

Fotos

Vídeos