Universidad y empresa: 25 años de una unión que no deja de crecer

Ángel Iturbide, Juan García, Roberto García, Trinidad Cabeo y Diego Valera, en el acto celebrado en el Paraninfo del campus universitario./V. J. H. B.
Ángel Iturbide, Juan García, Roberto García, Trinidad Cabeo y Diego Valera, en el acto celebrado en el Paraninfo del campus universitario. / V. J. H. B.

IDEAL celebró la segunda de sus mesas redondas sobre el 25 Aniversario de la UAL, centrada en este caso en las relaciones con el tejido empresarial de la provincia | Dos vicerrectores, Juan García y Diego Valera; la directora del PITA, Trinidad Cabeo; y Roberto García, de Cajamar, analizan la cuestión

VÍCTOR J. HERNÁNDEZ BRUALMERÍA.

Diario IDEAL continúa llevando a cabo sus mesas de trabajo sobre la Universidad de Almería, con motivo de la celebración de 25 aniversario, analizando junto a expertos, tanto de dentro como de fuera de la institución, la situación actual, la evolución en este cuarto de siglo y también las perspectivas de futuro en relación con la sociedad almeriense.

La segunda de estas mesas de trabajo, cuyas conclusiones serán elevadas conjuntamente al final de este trabajo, se ha celebrado esta semana en las dependencias del Rectorado de la Universidad, en el Paraninfo.

Alrededor de la mesa, junto al delegado de IDEAL en Almería, Ángel Iturbide, dos vicerrectores de la Universidad de Almería, Juan García y Diego Valera, de Enseñanzas Oficiales y Formación Continua y de Investigación respectivamente; la directora general del Parque Científico y Tecnológico PITA, Trinidad Cabeo; y el director de Innovación Agroalimentaria de Grupo Cajamar, Roberto García Torrente, departieron durante cerca de dos horas acerca de la situación de la relación entre la institución universitaria y el tejido empresarial de la provincia.

La visiones tanto de las enseñanzas de la UAL como de su perfil investigador, junto a la de una figura que lleva años trabajando en diferentes foros por el desarrollo productivo almeriense, así como la de uno de los más reputados expertos en el estudio del sector hortofrutícola almeriense, puestas en común s en un foro de debate e intercambio de ideas con este cuarto de siglo de la Universidad como telón de fondo.

La importancia del 'agro'

Desde la perspectiva del primer sector productivo de la provincia, la agricultura, es evidente el papel fundamental que la Universidad de Almería ha jugado en estos 25 años de vida.

Así lo ponía de manifiesto el director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar, Roberto García, que aseguraba que «hay que reconocer el papel que ha jugado la Universidad de Almería con el desarrollo de la provincia en estos últimos años, incorporando cada vez más personal cualificado a la empresa. En Almería, en general, no hay grandes empresas, sino muchas pequeñas y medianas, considerando también como empresas a las explotaciones agrícolas»

Según sus propias palabras, «la UAL ha permitido que la gente cualificada se haya incorporado a las empresas. El tejido productivo ha tenido por ello gran dinamismo. Siempre digo que, a nivel nacional, la provincia que tiene un sistema más democrático es la de Almería, porque todo está muy repartido en cuanto a generación de riqueza y sistema productivo. No hay grandes empresarios, pero sí muchos empresarios. Es parte de la fortaleza de la economía almeriense».

Cooperación bidireccional

Nadie en la mesa de trabajo albergó ninguna duda de la importancia de que las relaciones entre el tejido productivo y empresarial y la Universidad sean fluidas y eficientes.

Así lo manifestaba Trinidad Cabeo, desde su perspectiva de directora general del PITA y secretaria de la Fundación de la Universidad: «las relaciones entre empresa y Universidad son fundamentales, algo que debe ser espontáneo y natural. La UAL necesita de las empresas y éstas de la UAL. La cooperación ha de ser bidireccional y hacerse con inteligencia, rigor y con mucha seriedad. Y ahí quiero destacar el papel de la Fundación de la UAL desde sus inicios, creada por empresarios, que tuvieron la visión de darse cuenta hace 20 años que había que reforzar esas relaciones y ponerlas en valor».

Dinamismo universitario

Por su parte, el vicerrector de Enseñanzas Oficiales y Formación Continua, Juan García, ponía en valor el dinamismo de la Universidad en general, ya que «las universidades están dándole la vuelta a la legislación para innovar y trabajar conjuntamente con las empresas. Se ha pedido una Ley Integral de Universidades que transforme el panorama de manera importante.

Además, destacaba la proyección internacional de la UAL, afirmando que «en doctorados somos mundialmente reconocidos en el agro. Lo que nos falta es la figura del doctorado de empresa, modalidad que existe. Habría que hacer campañas para dar otro salto en el sentido de que establecer a los doctores en las empresas para que sean los delegados de centro en I+D . Se ha empezado a hacer, pero creo que hay que ser más profundos en eses sentido, para crear un tejido más amplio».

El vicerrector ponía sobre la mesa una receta de futuro, apuntando que «en la formación que se conoce de la Universidad, hay que incluir la formación continua, una formación dinámica en la que la empresa participe dinámica y directamente y en la que las empresas también incluyan en esa formación a sus propios trabajadores. Un ejemplo de ello es el máster dual en turismo de formación continua, con las empresas del sector financiando parte del máster a través de la contratación de alumnos la mitad del tiempo».

Además, anunciaba que «la UAL está abierta a hacer másteres expertos en ese sentido y además es ágil, ya que el proceso puede durar un mes en aprobarse. Creo que no se está utilizando esa predisposición lo que deberíamos. Y debe ser siempre bidireccionalmente, no que la Universidad lo monte sino que se haga partícipes también a las empresas. Ya se ofreció a las empresas agrícolas y también estuvo avanzado en el sector de la piedra. Pero a veces no es fácil. Es el camino que hay que seguir».

Una universidad dinámica

Desde su perspectiva de vicerrector de la Universidad de Almería, Diego Valera destacaba que ésta está «haciendo una apuesta decidida para fomentar el vínculo con las empresas, con un plan específico para ello, un plan de investigación y transferencia, el 'Plan Transfiere', que financia proyectos entre la UAL y las empresas, a través de becas y proyectos para que el personal se forme en la empresa».

Valera resaltaba que «hay una gran concienciación de la UAL de que tenemos que ser útiles para la sociedad y una de las metas es la formación, la investigación y la transferencia. Ahí un eje prioritario es el vínculo con la empresa».

Y además, hablaba en clave de futuro, poniendo el acento en esa flexibilidad de la que se hablaba durante toda la reunión y subrayando que «tenemos un tamaño muy adecuado, porque es universidad pequeña, con profesorado y PAS muy joven, en una provincia con un sector productivo muy potente y entidades de la importancia de Cajamar, PITA, Ifapa y otros centros de investigación. Tenemos el tamaño adecuado para hacer los cambios que sean necesarios y acercar la Universidad a la empresa. Que se vea que la UAL es de la sociedad y debe resolver sus problemas. Antes era una pequeña 'torre de marfil' y es un paradigma que se ha roto por completo y ahora es de la sociedad y se debe a ella. Tiene tamaño adecuado para ser más dinámica que cualquier otra. Estamos abiertos a cualquier reto porque tenemos potencial».

Fotos

Vídeos