Hoy toma posesión el Gobierno del cambio con cuatro independientes y afines del PP

Juanma Moreno, en su primera comparecencia como presidente de la Junta en San Telmo. /EP
Juanma Moreno, en su primera comparecencia como presidente de la Junta en San Telmo. / EP

Elías Bendodo se erige en hombre fuerte del bipartito como contrapeso al vicepresidente, Juan Marín, de Cs

MARIA DOLORES TORTOSASEVILLA

El Gobierno del cambio político en Andalucía ha sido «muy meditado, muy pensado», aseguró el presidente, Juanma Moreno, en su primera comparecencia ante la prensa en San Telmo. El ejecutivo del bipartito PP-Cs lo formarán once consejeros, incluido el vicepresidente, Juan Marín, de la formación naranja. La comparecencia de Moreno tenía como único aliciente conocer los nombres de los seis titulares de las carteras bajo las siglas populares, entre las que se confirmaba a Elías Bendodo como su hombre fuerte. Cs fue filtrando las cinco suyas desde la pasada semana. Casi a la hora en que Moreno comparecía para comunicar de forma oficial el nuevo gabinete, el líder de Cs, Albert Rivera, hacía lo mismo en el Parlamento para presentar a los cinco suyos en persona.

Esta doble comparecencia dio pie a que la oposición, sobre todo el PSOE, haga ver que Moreno se estrena con una bicefalia y tutelado, al menos en la parte de Cs, desde Madrid. El presidente se mostró conciliador como viene siendo su tono en todo el proceso, pero dejó claro que preside un solo gobierno. «Cualquier formación puede hacer las reuniones que quiera; si Rivera lo ha estimado oportuno, me parece razonable. Eso sí, el Gobierno es uno y actuaremos como un solo sin distinción de siglas». La frase encierra cierta advertencia.

La otra cuestión por despejar era si entre los seis consejeros del PP habría presencia de casadistas que revelaran alguna imposición de la dirección nacional del partido. No hay ninguno. Moreno explicó sin florituras que ha tenido manos libres para elegir las personas, que no ha atendido a cuotas territoriales ni de familias políticas dentro del partido y que su único interés era que fueran personas para formar un «equipo solvente, sólido y eficaz». Confesó que Casado «me trasladó que eligiera el equipo con el que me sintiera más cómodo». «No he tenido ninguna presión, me ha sorprendido incluso a mí», manifestó.

Con estas premisas, Moreno se ha rodeado de afines del PP, como el citado Bendodo, y las tres mujeres de su cuota del Consejo de Gobierno: Patricia del Pozo, Carmen Crespo y Marifrán Carazo. Todos han sido estrechos colaboradores del presidente en su etapa al frente del partido en Andalucía y activistas en las primarias del pasado julio en defensa de la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría. También han trabajado en las negociaciones del último mes y medio para llevar a buen puerto la investidura de Moreno. Elías Bendodo ha dirigido la comisión negociadora con Cs, pero en su delegación también estaba Patricia del Pozo. Ambos son abogados y conocedores de los intríngulis de la política orgánica, Bendodo en Málaga, Patricia del Pozo, en Sevilla.

Bendodo, que tendrá que dejar la Presidencia de la Diputación de Málaga, será el consejero de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior. Asume competencias de tres consejerías para gestionar la reforma del sector público y los servicios de emergencias. Su principal labor será la de pilotar la coordinación con Ciudadanos, algo para lo que ya cuenta con experiencia en la Diputación de Málaga, y dirigir los consejillos, en los que se preparan los asuntos del Consejo de Gobierno.

Carmen Crespo será la consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Sostenible. Cumple con la tradición de que alguien de Almería lleve la cartera de las cosas del campo, como su antecesor socialista, Rodrigo Sánchez Haro. Crespo cuenta con experiencia en gestión. Ha sido alcaldesa de Adra y delegada del Gobierno en Andalucía. Como Patricia del Pozo, ambas proceden del círculo de Javier Arenas, pero se han destacado como estrechas colaboradoras de Moreno. Deberá dejar la Portavocía del PP del Parlamento. Moreno anunció que la secretaria general del PP-A, Loles López Gabarro, será la nueva portavoz.

Medio Ambiente desaparece

Patricia del Pozo asumirá Cultura y Patrimonio Histórico, consejería a la que Moreno quiere darle gran relieve en su organigrama, prueba de ello es que aparece sola sin estar ligada a otros departamentos pese a la reducción de ellos. De 13 consejerías se ha pasado a 11, las mismas que en el trienio PSOE-Cs. Entonces Cultura se unió a Educación y el sector protestó. Esta vez la gran sacrificada es Medio Ambiente, cuya nomenclatura desaparece del organigrama. Sus competencias se incluyen en Desarrollo Sostenible, dentro del área de Crespo.

La diputada por Granada Marifrán Carazo llevará la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio. Se trata de otra de las carteras de peso, que tendrá como reto acabar los metros de su ciudad y de Málaga.

Moreno ha sorprendido con dos nombres que, aunque afines, tienen vitola de más técnicos que políticos. Ha encomendado la Consejería de Hacienda, Industria y Energía a Alberto García Valera, un inspector de Hacienda que fue director de la Agencia Tributaria en Andalucía con Cristóbal Montoro en el Ministerio de Hacienda. La elección de un experto en tributos tiene que ver con la tarea de rebajas de impuestos que ha prometido el bipartito, pero además hacerlo compatible con la elaboración de un Presupuesto que fije sus ingresos a la mejora de la economía.

La otra sorpresa ha sido Jesús Aguirre, médico de familia y destacado dirigente del Sindicato Médico además de senador del PP por Córdoba, como consejero de Salud y Familias. Será el encargado de buscar la fórmula para acabar con la subasta de fármacos. Con su nombramiento, Moreno reconoce al Sindicato Médico, batallador en las denuncias de progresivo deterioro de la sanidad pública. La cartera de Aguirre encierra otro gesto, el de atender la petición de Vox de que hubiera una consejería de la familia. Moreno explicó que gestionará todas las políticas sobre las familias dispersas por otras consejerías.

PP y Ciudadanos negociaron que el Gobierno del cambio tendría 11 consejerías, seis bajo las siglas populares y cinco bajo las de la formación naranja, incluida la vicepresidencia. Cs ya había dado a conocer los titulares de sus consejerías, que Moreno repitió: Juan Marín, vicepresidente, dirigirá una macroconsejería con las áreas de Turismo, Regeneración Democrática y Justicia, y gestionará además las políticas migratorias y de violencia de género. Marín se convierte así en el segundo hombre fuerte del Gobierno de Moreno y el de mayor poder del bloque de Ciudadanos. Tendrá también la responsabilidad de coordinarse con Elías Bendodo, su contrapeso en el lado del PP, para engrasar la gestión del día a día. Moreno confía que la buena relación de ambos haga fluir la misma sin contratiempos.

Ciudadanos incluye en su bloque a tres independientes, que unido a García Valera, del lado del PP, suman cuatro en el nuevo Ejecutivo. Los de Cs son Rogelio Velasco, consejero de Economía, Empresas y Universidad; Javier Imbroda, consejero de Educación, Formación y Deportes y Rocío Blanco, consejera de Empleo y Emprendimiento. Todos ellos tienen un perfil técnico y de gran proyección profesional. La quinta consejera de Cs es Rocío Ruiz, esta sí del partido (como Marín) y diputada por Huelva, que desempeñará la titularidad de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación.

Canal Sur

El nuevo Gobierno es paritario en cumplimiento de la Ley de Igualdad, cinco mujeres y siete hombres contando al presidente Moreno. El primer Consejo de Gobierno se celebrará el sábado en la ciudad de Antequera. En esta primera reunión se aprobará, además de la estructura de cargos de segundo y tercer nivel, las dos primeras medidas: Una auditoría integral en la Administración y bonificar al 99% el impuesto de Sucesiones y Donaciones. Moreno reconoció que quedan flecos por atar en el nuevo organigrama. Como novedad citó que la gran empresa pública de la Radio y Televisión de Andalucía (RTVA) se integrará en un gran ente cuya gestión será compartida por PP y Cs.