El Supremo anula la sentencia al condenado por abusar y pegar a sus tres hijos en Almería

Un cámara toma imágenes ante el Tribunal Supremo./EFE
Un cámara toma imágenes ante el Tribunal Supremo. / EFE

La sentencia original de la Sección Tercera de la Audiencia de Almería señalaba que varios años antes de 2014 se habían iniciado diversos procesos por violencia de género

IDEAL

El Tribunal Supremo (TS) ha anulado la sentencia de la Audiencia Provincial de Almería por la que le habían sido impuestos 16 años y nueve meses de prisión a J.C.I.G., un maltratador con varias condenas, por agredir y abusar sexualmente de sus tres hijos menores de edad.

En un nuevo fallo, al que ha tenido acceso Efe, el TS estima el recurso de casación del condenado y, tras anular la sentencia impugnada y el juicio oral, ordena retrotraer las actuaciones al momento de la admisión de la prueba para que un tribunal con otra composición «resuelva de forma debidamente fundamentada respecto de la declaración en el plenario de los menores víctimas de los hechos y proceda ala celebración de un nuevo juicio oral».

La sentencia original de la Sección Tercera de la Audiencia de Almería señalaba que varios años antes de 2014 se habían iniciado diversos procesos por violencia de género contra J.C.I.G., por los que había sido condenado.

Añadía que la relación del acusado con sus hijos «ha sido conflictiva, marcada por su actuación dominadora, imponiéndoles a veces castigos desproporcionados por motivos intrascendentes, dirigiéndose a ellos de forma despectiva y ofensiva en muchas ocasiones y llegando en otras a agredirles físicamente.

«Incluso realizándoles y con ánimo libidinoso diversos tocamientos en sus órganos genitales; todo ello aprovechando la ausencia por motivos laborales de la madre, incluso actuando en su presencia en el caso de los castigos y agresiones, dada la actitud agresiva (...) que igualmente mantenía con ella, y que le impedía reaccionar contra el acusado a causa del miedo que le profesaba», añadía.

Los magistrados relataban a continuación una serie de estos episodios del procesado contra sus hijos, como cuando hizo que se pasease completamente desnuda ante sus hermanos su hija mayor, a la que observaba sin ropa cuando se duchaba o cambiaba y realizaba tocamientos.

El hombre fue absuelto de un delito de lesiones y condenado por tres delitos continuados de abusos sexuales a otras tantas penas de cinco años de prisión, y a un año y nueve meses por un delito de violencia habitual en el ámbito familiar, además de a diversas órdenes de alejamiento y el pago de indemnizaciones de 5.000 euros a cada uno de sus hijos.

Sin embargo, el Supremo dice que los menores deberían haber declarado durante la vista oral ya que la prueba fue propuesta en tiempo y forma y se reiteró al inicio del plenario, siendo denegada en ambos casos. «De otro lado, no es discutible la pertinencia de la misma, ya que se trata de quienes aparecen como víctimas de los hechos imputados al acusado», indica el fallo.

En concreto, se había denegado que declarasen el hijo de 16 años y la hija de 11, afirmando el Supremo que esta resolución «carece de la fundamentación necesaria, pues para denegar la declaración de la víctima en el juicio oral no es suficiente con invocar que se dispone de la grabación de la exploración realizada en la fase sumarial».

«No puede establecerse como regla general, sin datos ni consideraciones añadidas, que la comparecencia de un menor de edad en el plenario está excluida porque le causará necesariamente, o con una alta probabilidad, serios perjuicios psíquicos», apostilla el alto tribunal.

 

Fotos

Vídeos